Peña: siempre tarde


Enrique Peña Nieto hace gala de su reloj descompuesto mientras Melania Trump aprende una lección.


POR Jovel Álvarez  



Foto: Wikimedia Commons / Presidencia de la República.

Hay personas que son víctimas del escarnio público una vez y aprenden la lección para evitar una segunda. Melania Trump visitó esta mañana un centro de detención infantil en Texas. Su viaje se da a menos de 24 horas después de que su esposo diera marcha atrás a la política de separación de familias. Buen timing, considerando que mientras la medida estaba en pie, Melania tomó distancia y repudió la medida.

Hace unos meses vimos a la primera dama visitar la zona afectada por el huracán Harvey en unos tacones de aguja que fueron objeto de burla durante días. Esta vez, la esposa de Trump llevó unos tenis blancos y se ahorró la horda de memes que esperan cualquier movimiento en falso para desatarse. ¡Bien Melania, vas mejorando!

Por otro lado, tenemos a Enrique, el hombre más bulleado por las redes en los últimos seis años. Me gusta llamarle “El príncipe del timing”.

Recuerdo que en agosto de 2016, mientras Estados Unidos vivía lo mejor de sus campañas, México perdía a Juan Gabriel. Yo estaba en el Palacio de Bellas Artes cubriendo las honras fúnebres populares, cuando una alerta sonó en los teléfonos de los colegas estadounidenses: “Trump is comming to Mexico tomorrow. Peña Nieto invited him”. Todos nos vimos con absoluta confusión.

Al día siguiente, México recibía en Los Pinos al hombre que emprendió una campaña de descalificativos en contra del país y la portó como bandera durante toda la campaña. Algo estaba mal. Algo no funcionó en esa ecuación. Ese es el gran fallo de Peña: el timing.

La respuesta que todos esperábamos del mandatario llegó dos años tarde, cuando publicó un video en el que aseguraba que nada se pondría por encima de la dignidad de México. Días más tarde, este tuit:

Vaya burla… Después de dos años de humillaciones, el presidente de todas y todos los mexicanos decide ser firme.

Ayer, en medio del escándalo por la separación de familias detenidas en la frontera me vi sorprendido por la pronta respuesta del presidente de Costa Rica ante esta situación. Sí, Costa Rica, que ni vela tiene en este entierro. La única respuesta del gobierno mexicano había sido emitida por el secretario de Relaciones Exteriores. Luis Videgaray había desestimado la gravedad de la situación en la frontera norte al considerar que los niños separados de sus padres no eran más del 1%. Justo el comentario que esas familias esperaban.

Revisé la cuenta de twitter de Peña y vi que su último tuit era este:

https://twitter.com/epn/status/1009285513164050432?s=21

El escenario era penoso, pero se volvió ridículo cuando Enrique Olvera, uno de los chefs mencionados en el tuit respondió:

Peña permaneció en silencio, y durante ese periodo de inactividad, Donald Trump tuvo tiempo de echar atrás su medida y hacer gala de su “compasión”. El rechazo de Enrique Peña Nieto llegó por la tarde, en la toma de posesión del presidente de Concanaco. Ahí, en una transmisión en circuito cerrado, el mandatario condenó cualquier trato inhumano hacia los migrantes.

Cuéntanos, Peña ¿quién es el encargado de tu timing político? Y cuando nos respondas dinos también ¿por qué no lo has corrido? Mientras el presidente intenta acertar en sus márgenes de tiempo, solo hay una cosa que nos puede alegrar: Melania ya aprendió (que le dé unas clases a EPN).



comments powered by Disqus