Ser “fifí” en tiempos de AMLO


Más allá de las acusaciones del periódico Reforma, hay una peligrosa realidad oculta en las palabras del candidato.


POR Jovel Álvarez  



Foto: Wikimedia Commons/Eneas De Troya.

Digan lo que digan, siempre será llamativa la forma en que Andrés Manuel López Obrador descalifica a la prensa que cuestiona el aura inmaculada que ha construido alrededor de sus partidos.

Una investigación del periódico Reforma aseguró que el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), facturó $58 millones de pesos por la impresión de 20 mil ejemplares del diario del partido. Este trámite lo habría hecho una presunta empresa fantasma llamada Benefak, que ya ha sido investigada por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Según Reforma, semejante inversión habría significado un costo de $3 mil pesos por cada ejemplar, siendo que el costo real de una impresión de esta naturaleza ronda los 80 centavos por unidad. Dicho esto, el partido entonces presidido por Andrés Manuel López Obrador habría incurrido en un acto de flagrante corrupción. El periódico Regeneración se sacudió de las acusaciones asegurando que Reforma había agregado tres ceros a la ecuación y que en realidad se facturaron $58 mil pesos por dichas impresiones.

El INE aseguró que no hay una investigación en curso por este caso, y Andrés Manuel salió de inmediato a la caza del Reforma calificándolo de prensa “fifí” y conservadora. Sus seguidores despertaron y se volcaron contra el periódico y la “prensa vendida”.

Sobre la veracidad de la información publicada por Reforma o de la respuesta dada por Regeneración, se pueden tener decenas de interpretaciones. Sin embargo, hay un tema aquí que pasa desapercibido: toda respuesta en tono beligerante en contra de la prensa invita a ejercer violencia y rechazo hacia la labor periodística, ya lacerada en la sociedad mexicana durante años.

Hay una cosa de la que no se da cuenta el llamado “Mesías de Macuspana”: el ejercicio periodístico en México es uno de los más peligrosos del mundo. Más de 120 periodistas han sido asesinados durante los sexenios panistas y priísta del presente siglo, y parte del cambio que muchos esperan de un eventual mandato del izquierdista es la generación de un ambiente de libertad de expresión.

La reacción de AMLO se da al mejor estilo Trump-CNN.

Responda, señor López Obrador, defiéndase con papeles o acepte sus errores, pero no promueva el ideal de un México unido cuando coloca a sus seguidores en contra de la prensa opositora. Si lo que espera es una prensa complaciente, la verdad no veo mucha diferencia en su enfoque con respecto al de Enrique Peña Nieto. No quiero poner a Venezuela como ejemplo de comportamientos antidemocráticos en contra de los periodistas, pero supongo que con esta mención ya lo hice. Parece que si usted llega a Los Pinos, la prensa seguirá yéndose a la chingada.



comments powered by Disqus