20 años de Molotov


Paco de Molotov habla sobre el público, la fiesta y las ganas de seguir cantando sobre lo que les caga.


POR Michelle Angell  



12118938_1062744543760481_8272665763546340438_n

Paco Ayala comienza la plática comentando el calor infernal que hace en Monterrey, ya que visitó el estado de Nuevo León hace apenas unos días para ofrecer una presentación. Inmediatamente nos sumergimos en la conversación y el bajista de Molotov se dispuso a hablar sobre los 20 años que ha vivido al lado de la banda y del público, previo a la presentación que ofrecerán en El Palacio de los Deportes el 9 de septiembre.

¿Qué se han llevado de todos estos años?
Son muchas cosas, a lo mejor se resume con voltear a ver un poco para atrás y decir: “¿Cómo le hicimos? Tenemos 20 años y seguimos juntos”. Éramos un desmadre al principio, no sabíamos nada, ni qué iba a pasar en ningún sentido; si íbamos a grabar un disco, quién lo iba a producir, no teníamos claro nada.

Al principio no sabes muchas cosas y hemos venido surfeando muchos procesos hasta llegar a este tema de “Amateur” en el Con Todo Respeto, por ejemplo, pero también de eso vas aprendiendo. Nos dimos cuenta que nos encanta hacer música, nos encanta girar, nos encanta viajar. Aprendes de muchas cosas y lo único que agradecemos es que sigamos juntos después de tantos años.

¿Al inicio vieron venir su éxito internacional?
Nunca. La primera vez que Molotov tocó fuera del país fue en Chile, abriéndole a David Bowie y otro más en Buenos Aires. Obviamente fueron cosas que yo creo que nadie se imagina.

Nosotros tocábamos en un bar para 50 amigos, ni siquiera fans; medio año después, ya estábamos haciendo esto, no solo no lo pensamos sino que no pasó por nuestra cabeza, cuesta trabajo digerirlo.

También retener tanta información tan rápido nos ayudó a no despegar del piso, había tantas cosas que hacer, había que trabajar eso era lo más importante. Teníamos que darnos a conocer con las oportunidades que se iban abriendo y nos tomó mucho más tiempo tratar de resolver eso que pensar en dónde esabamos parados.

Si se remontan a tiempos de Dónde jugarán las niñas, ¿sienten una conexión con su música actual? ¿Qué ha cambiado?
En esos tiempos siempre escuchábamos el comentario que decían otras bandas que eran amigas nuestras y ya tenían carrera más avanzada, decían que nunca vuelves a tener todo el tiempo que tuviste para hacer tu primer álbum.

Lo vivimos con la experiencia de Apocalipsis por ejemplo, tuvimos que parar una gira para hacer ese disco, lo comprobamos con eso.

Seguimos siendo las mismas personas que tratan de seguir hablando de lo que les caga.

Dónde jugarán las niñas fue un disco que tenía cosas que vivimos y hablan de una generación en la que nos tocó empaparnos de calle y de todo lo que había, aunque después la historia haya sido totalmente al revés; ahora sí que prácticamente teníamos que dejar a un lado todo pero seguíamos y seguimos siendo las mismas personas que tratan de seguir hablando de lo que les caga. Por otro lado, en la parte del contenido social, también había mucho desmadre en ese momento, pero la música es para divertirse, para sacar tu chamuco, entonces esa otra parte compensaba, nos la pasábamos muy bien.

Canciones tan importantes como “Gimme Tha Power” representan la identidad de Molotov y sus ganas de quejarse de la sociedad, ¿seguirá siendo esto un medio de expresión para ustedes?
Definitivamente creo que es una de las mejores maneras para comunicar. La censura sigue existiendo, pero seguimos comunicando en algunos formatos, en algunos lugares. Las redes sociales también te acercan a muchas cosas, aunque el escenario sigue siendo para nosotros como músicos el que genera el contacto real y directo con el público. El micrófono siempre ha sido y seguirá siendo la mejor manera de transmitir nuestras ideas.

¿Qué pueden esperar los fans de esta presentación conmemorando sus 20 años de trayectoria?
Obviamente la celebración de 20 años es grande para nosotros, tenemos varias sorpresas, algunos invitados, una buena lista de canciones que creo que va a hacer la diferencia de lo que normalmente hacemos. Hay temas que dejamos descansar por años y ya es hora de revivirlos. Nos tenemos que acordar de temas que hace años no tocamos.

¿Qué te llevas contigo de Molotov?
No puedo resumir 20 años de carrera en una canción, por ejemplo. Del primer disco fuimos a aprender miles de cosas a un estudio increíble con Santaolalla como productor, todo lo que pasó alrededor fueron cosas que nos hicieron cimentar nuestra carrera.

También en Agua Maldita trabajamos por primera vez con un grupo ingles, tuvimos unas experiencias que nos dejaron mucho, yo creo que en un concierto aprendes una cosa y en el siguiente concierto te pasa algo malo y aprendes de esa otra cosa. La experiencia de grabar un disco es increíble, el Apocalipsis lo hicimos con Mario Caldato en el estudio de los Beastie Boys, estuvo increíble esa experiencia, pero después tocar el disco en vivo fue otra cosa.

Me gusta mucho tocar temas como “Dance and Dense Denso”, de Dónde jugarán las niñas, temas como “Mátate Teté”. De Apocalipsis “Raza Maldita” o “Parásito”.

Creo que cuando eres parte de un proyecto no tienes que ser necesariamente el autor de las canciones, las disfrutas en vivo porque en el momento que eres parte de un proyecto son tus canciones también. Pasas por muchas etapas, por ejemplo tocar “Gimme The Power” en Europa es una sensación de melancolía para los fans, es una onda sensible, la canción tiene un mensaje y pega muy bien allá.

Nos ha costado toda la historia de la banda explicar que “Puto” es una canción hacia la cobardía, que no tiene nada que ver con la homofobia.

Tocar una canción como “Frijolero” cuando nos vamos de gira a Estados Unidos tiene un peso chonchisimo. De cada canción rescatas algo, cantar “Puto” por ejemplo, la última gira que hicimos traíamos acompañándonos a una comunidad homosexual que estaba en contra de nosotros y de nuestra gira.

Al final de la manifestación guardaron sus cosas para ir a ver el concierto, por que desgracidamente el malinformar hace ruido y llama la atención para otros fines, en nuestro caso siempre es el escenario lo que nos ayuda a reiterar que nuestro mensaje va por otro lado. Hasta una canción que pudiera ser de puro desmadre y que pudieras pensar que no causa más que slam, también tiene un rollo que nos ha costado toda la historia de la banda explicar. Es una canción hacia la cobardía que no tiene nada que ver con la homofobia, de todos los temas aprendes algo, siempre.

12495024_1116133315088270_726687641935032690_n

¿Cómo será la presentación de Molotov en Sudamérica?
Vamos a estar haciendo un buen rol, todo el pretexto de 2016 y del 20 aniversario nos va a llevar primero por Europa, en julio y agosto. Después será el concierto en el Palacio de los Deportes el 9 de septiembre.

Más tarde vamos a Estados Unidos también en septiembre y luego Latinoamérica en octubre y noviembre, así que esperamos tener bastante energía para aguantar tantos shows seguidos.

Es una fiesta, nosotros siempre lo hemos visto como algo a celebrar, los conciertos son eso, algo para ir a sacar todo ese estrés que tienes, no tiene más que la finalidad de pasarla bien con el público y que se convierta en una sola fiesta. Ese siempre ha sido nuestro objetivo, nuestro reto y así seguimos, tratando de pasarla bien con la banda que nos sigue.

Molotov se estará presentando en El Palacio de Los Deportes el 9 de septiembre, los boletos ya están a la venta por el sistema Ticketmaster.

BANNER APP 157




comments powered by Disqus