¿Quién diablos es Sting?


El músico inglés pronto estará en nuestro país y en esta entrevista exclusiva, realizada para ‘ROLLING STONE’ por David Fricke en 1987, hace un recorrido por los momentos que marcaron a Sting.


POR Staff Rolling Stone México  



El músico inglés pronto estará en nuestro país y en esta entrevista exclusiva, realizada para ‘ROLLING STONE’ por David Fricke en 1987, hace un recorrido por los momentos que marcaron a Sting.

El músico inglés pronto estará en nuestro país y en esta entrevista exclusiva, realizada para ‘ROLLING STONE’ por David Fricke en 1987, hace un recorrido por los momentos que marcaron a Sting. Su impacto con Jimi Hendrix, la forma de sus composiciones y sus días como maestro…

Por DAVID FRICKE

Sting-thumb-406x415Hace muchos años, eras un joven que vivía en Newcastle, Inglaterra. ¿Qué tipo de música escuchabas?
Había un club en Newcastle llamado Club a Go-Go, donde The Animals empezaron. La primera banda que vi ahí fue The Graham Bond Organisation, con Jack Bruce en el bajo y John McLaughlin en la guitarra. Era una banda increíble. A la semana siguiente, la Jimi Hendrix Experience estaba ahí. Y un mes después estuvo Cream. Era un lugar muy pequeño. Creo que fui unas 14 ó 15 veces en ese entonces. Eso cambió mi vida.
El ver a Hendrix… Nunca tuvimos a gente de color en Newcastle. Y él era grande, nunca había visto ese corte de cabello afro y su ropa como de guerras napoleónicas. Destruyó el techo con su guitarra. Nunca había visto a alguien tan violento sobre el escenario. Fue una experiencia emocionante para un adolescente.

Después de sorprenderte con Cream y Hendrix, ¿por qué te dirigiste hacia el jazz?
Era mucho más musical. Aspiraba a ser un muso. Aprendí cómo leer música y a vestirme de una manera sobria y saber que los acordes cambiaban por lo menos una docena de estándares. Así es como adquieres respeto. No era bueno aprender los acordes de una canción de pop o copiar a Led Zeppelin.

sting3¿No te viste afectado, como joven, por la liberación implícita en el experimento sicodélico de la promesa hippie de amor y paz?
No estaba disponible y me fui al otro lado. En lugar de rebelarme como adolescente, me convertí en un académico exitoso. La forma de escapar era haciendo lo que te decían. Así que me fue bien en la escuela. Fui buen atleta. Y estudié música. Tuve que trabajar para salir de otra forma. El rebelarme significaría no ir a la escuela, tomar drogas, entrar al crimen insignificante. Pero pude ver que no era rebelarse del todo. Muchos de mis amigos hicieron eso. Vi la verdadera forma de salir, que era estar en el juego sólo un poco.

Concientemente decidiste usar el sistema.

Lo usaba como puño. Tanto que me convertí en parte del sistema; fui maestro en la escuela. De alguna forma, sabía que mi hora llegaría. Estar en el juego por un rato.
Mi madre estaba muy orgullosa cuando fui maestro. Era feliz porque obtuve una beca de pensión y un salario. Era respetable.

sting¿Nadie sospechó de tus verdaderas intenciones?
No había mucha. Ofrecía mi tiempo. No estaba tapando los ojos de alguien. Era un buen maestro.
Pero nadie realmente entendió. A los 24 años de edad di clases durante dos años, tenía un hijo, tenía que pagar la renta. Y le dije a las “cabezas” de la escuela que me quería ir. Al mismo tiempo, le comenté a mi madre que me iba a Londres. Y ella me dijo: “No puedes. Tienes una pensión”. Y le contesté: “No puedo creer que le estés diciendo esto a un hombre de 24 años. Me vale un carajo la pensión. Me voy a Londres”. No había el éxito que estaba buscando. Era el romance y glamour de pagar la renta haciendo música y nada más. Era un semiprofesional desde los 17 años. Ser un músico profesional parecía la grandiosa vida.

contenido 2 ok

buchanans-2



comments powered by Disqus