127 Horas


Aron Ralston inspira a Danny Boyle para ‘127 Horas’


POR Staff Rolling Stone México  



Aron Ralston inspira a Danny Boyle para '127 Horas'

Aron Ralston: Inspira a Danny Boyle ( y a muchos más)
Por Arturo Aguilar

A sus 27 años (en 2003), Aron Ralston era ya un experto montañista y escalador. Un hombre que prefería la soledad de las aventuras que muchos llamarían extremas, el escapar de la locura urbana y los gentíos, desconectarse de la sociedad y sentirse libre en la naturaleza. En mayo de ese año, mientras exploraba el cañón Blue John cerca de Moab, Utah, una piedra cayó sobre él dejándolo atrapado por 127 horas. Ante la imposibilidad de romper, levantar o mover esa gran roca, Aron llegó al punto de entender que la única forma en la que saldría vivo de esa grieta sería si cortaba su propio brazo. Y así lo hizo.

El intenso y profundo viaje introspectivo que le permitió encontrar formas de no caer en la locura y salir adelante de una traumática experiencia (en un momento, creyendo que su muerte era inminente, escribió con una navaja en la piedra: Aron Ralston, 1965-2003), inspiraron al director británico Danny Boyle (Trainspotting, The Beach, 28 Days Later, Slumdog Millionaire) a llevar su historia a la pantalla grande, con James Franco interpretándolo. El resultado es una intensa experiencia cinematográfica que se aleja de los lugares comunes, de las tramas e historias de ‘inspiración’ y de experiencias cercanas a la muerte, que en su forma y en su fondo sorprende al espectador. Hace algunas semanas conversamos con Aron Ralston sobre el ver su vida y su historia convertida en una película. Esto nos compartió.

127-Horas_01352C-_v2

¿Qué significó verte en una película? Una, además, dirigida por Danny Boyle.
Me siento muy respetado y honrado por lo que el equipo de Danny (Boyle) hizo. Llevaron mi historia a la pantalla. Es particularmente especial para mí que Danny Boyle y James Franco hayan hecho esto. Que hayan estado interesados en conocerme y demostrándome respeto a mí y a mi familia. Cuando vi la película por primera vez, lloré. Me recordó cuánto me importa mi familia y cuánto los amo, lo que han hecho por mí y la emoción de la liberación, de quedar libre y poder salir de ahí. Es una historia de esperanza, de coraje y creo que es algo que necesitamos conocer. Yo he necesitado esa esperanza y coraje en momentos oscuros de mi vida. Es extraño, fuerte y poderoso, incluso para mí, verlo. No es sólo el sentimiento de salvación y decir: “¡Voy a vivir!”, sino recordar qué tanto las relaciones en mi vida, con mi mamá, papá, hermana, esposa, bebé, y otras son el más grande regalo que se puede tener. Y claro que son relaciones difíciles, las relaciones son parte de estos grandes retos en la vida, pero finalmente es algo por lo que me siento bendecido y que la película me puede recordar. De la euforia de estar vivo.

127-Horas_08300

Hay una doble historia en tu experiencia, el lado que huye de la sociedad, que desea la soledad y el que se da cuenta que sólo el recuerdo y sentimiento de sus relaciones con otros lo mantuvieron vivo.
Es verdad que existen ambos lados. Ser una persona independiente, autosuficiente; cuando estaba en mis veinte, casi al extremo de querer estar aislado en soledad, pensando que no necesitaba a nadie más. Y ¡wow!, en el momento que menos lo imaginas, en ese periodo en que realmente estuve completamente solo, resulta que no lo estuve. Mental y emocionalmente tuve que ir hacia esas relaciones para encontrar fuerzas.

Cuando prendía la cámara para grabar, no estaba hablándome a mí, estaba hablándoles a ellos, a mi familia. Por eso dije, “quien quiera que encuentre esto que se lo lleve a mis padres”, y desde ese momento, mientras grababa cada día en lo que estaba atrapado, era una forma de recurrir a ellos, de pensar y encontrar la fuerza para seguir. Para sentir el amor de otras personas. Y eso me enseñó una gran lección. Creo que Danny Boyle hizo un gran trabajo al situar la película bajo ese contexto. Alguien que pretende huir de estos lugares masivos, que elige alejarse de la civilización y las relaciones, huir de la gente, de lo urbano, de la sociedad. Pero que al final quiere regresar. Es lo que más quiere. Y ahí entra el coraje para hacerlo. Fue cuando tuve la visión de este pequeño niño, de quien sería mi hijo, y eso fue lo que finalmente me dio la convicción de que yo iba a salir de ahí, de que yo iba a vivir y de que iba a ver a ese niño. Fue muy fuerte para mí entender eso. Y quería que ese fuera el sentimiento que moviera la película. Ayudar a que la gente pudiera relacionarse con mi historia. Aquí tienes a este tipo, con sus arrepentimientos, que ha estado distante de su familia y quien recapacita de qué tan importante ellos son.

Y creo que eso es, en esencia, lo que trata la película. Es sobre entender qué es más importante en la vida. Incluso tras el sacrificio tener amputar a mi propio brazo con el cañón. Y para mí fue cuestión de libertad, de amor y de relaciones. Del coraje y de la fuerza que podemos encontrar en nuestras relaciones humanas. Y mucha gente se siente cercana a este sentimiento y me dice que ver la película le recuerda algo tan simple e importante como llamar por teléfono a su mamá.

BANNER continua-feb



comments powered by Disqus