A la búsqueda del sueño británico


Zoé entre política y nueva música


POR Staff Rolling Stone México  



Zoé entre política y nueva música

Por Natalia Cano

Es un día nublado en la ciudad de México y la vialidad en Paseo de la Reforma ha sido interrumpida. Más de 20 secciones sindicales de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y un centenar de organizaciones sociales, paralizan una de las avenidas más importantes de la capital mexicana para manifestarse en contra de la Reforma Educativa, regulación que, junto a la Reforma Energética, han cimbrado al país.

Muy cerca del caos vial y al descontento social, Zoé ha comenzado oficialmente la promoción de Prográmaton. Reunida en las oficinas de Universal Music, la banda habla con los periodistas sobre su nueva entrega discográfica, la primera con canciones inéditas en cinco años, tras el irrefutable éxito obtenido con su MTV Unplugged: Música de fondo (2011). Dicho trabajo los llevó a ganar dos Latin Grammy y los mantuvo de gira más de un año por escenarios internacionales. Días previos al encuentro con la prensa, León Larregui (el cantante de Zoé) había vuelto al ojo del huracán mediático tras escribir una carta en la que plasmaba una opinión crítica sobre la iniciativa federal energética. El documento fue leído en un mitin encabezado por Andrés Manuel López Obrador, el político de izquierda y ex candidato presidencial al que el rockero apoyó públicamente durante su campaña. “¿Qué es lo que queremos como país?¿Queremos un país en el cual existan posibilidades y oportunidades para todos?¿O uno en el que la ignorancia y la pobreza sigan creciendo desmedidamente, en el que la esclavitud, la migración y el crimen organizado se conviertan definitivamente en las únicas opciones de supervivencia?”, cuestionaba Larregui en su mensaje.

La vena más contestataria de Larregui convive con su faceta de “estrella de rock”. Algunos coinciden en que la figura de León refleja los cimientos de ese discurso social y político tan arraigado en Saúl Hernández, el líder de Caifanes y una de las influencias musicales más marcadas del cantante de Zoé. Otros difieren de lo anterior, e insisten en que es muy pretencioso de su parte jugar al “activista social”. A favor o no, lo cierto es que el rockero ha alzado su voz en contra de la Reforma Energética, igual que ha apoyado a los damnificados de desastres naturales en México y al movimiento #YoSoy132, que pugna por el derecho a la información y a la libertad de expresión, y que se opuso a la “imposición de candidatos a la Presidencia de México”.

“Todo lo que pasa en el país tiene un reflejo en las letras de Zoé. Durante mucho tiempo el grupo permaneció fuera de una aceptación o negación de las cosas, siempre estuvimos más enfocados en una búsqueda espiritual. Hay canciones con metáforas de cosas que salen en las noticias, pero que no necesariamente expresamos de forma explícita. A veces no hablamos puntualmente de un problema, sino con otro tipo de representaciones”, explica Larregui. “La carta que se leyó en el mitin de López Obrador no fue un apoyo a él, sino al hecho de que es importante que la gente esté informada, que el petróleo y la Reforma Energética nos concierne a todos los mexicanos. En este disco sigue manteniéndose el dedo en el renglón de la cuestión espiritual y también de las experiencias personales, pero hay algunas referencias a lo político también, a qué queremos para nuestro futuro como sociedad”.

LA BANDA QUE IMPRIMIO EL SELLO BRITPOP A LA MUSICA EN MEXICO

Desde su nacimiento como grupo en 1995, Larregui y sus compañeros, Sergio Acosta, Ángel Mosqueda, Jesús Báez y Rodrigo Guardiola, rompieron con los estereotipos de las bandas mexicanas de la época; aquellas que se caracterizaron por tener un discurso social y político explícito en las letras de sus canciones y un sonido folclórico que marcaba su identidad latina. La obsesión por el sonido británico y el gusto por la música inglesa de Larregui tiene sus orígenes en la década de los años noventa; cuando el vocalista estudiaba arte en La Esmeralda y conoció a una chica inglesa que le mostró la música de Portishead y Jamiroquai. Poco a poco el sello sónico de grupos como Pulp, Radiohead, Elastica, The Stone Roses y Suede fueron adentrándose en las entrañas de la banda.

En su primer álbum, Zoé (2001), el quinteto experimentó con temas en inglés como “Razor Blade” y “Random Time”, pero por recomendación del productor Phil Vinall la agrupación desistió. “En ese entonces Phil fue muy insistente en que no hiciéramos canciones en inglés porque según él no nos salían bien. Pero curiosamente, después de muchos años, en este disco [Prográmaton] nos sugirió que retomáramos esa idea y lo haremos. Grabaremos versiones en inglés de algunos de los temas de este disco para una edición especial que saldrá más adelante”, cuenta Larregui. “Hicimos una entrevista con un medio en Estados Unidos, el periodista dijo que había escuchado el disco [Prográmaton] y que estaba seguro de que estas canciones quedarían muy bien en inglés. Esto sólo nos ha confirmado lo que Phil nos ha dicho últimamente, que ahora sí ya estamos listos para grabar en inglés y así los haremos”, señala el vocalista. Vinall forma parte del ADN de Zoé: Desde los inicios, como productor de algunas de las bandas que son influencia para el quinteto y luego, como el responsable de ese sello británico que caracteriza a la agrupación mexicana. Phil ha estado presente en cada una de las etapas que León y sus compañeros han vivido como conjunto, y conoce bien cuáles son sus virtudes y carencias en el momento creativo en el estudio de grabación.



comments powered by Disqus