‘American Woman’


Cómo dejamos de preocuparnos y comenzamos a amar a Kim Kardashian.


POR Staff Rolling Stone México  



Cómo dejamos de preocuparnos y comenzamos a amar a Kim Kardashian.

Por Vanessa Grigoriadis

Durante una mañana en Los Ángeles, Kim Kardashian ha despertado a las 6:00, para, una hora después, dirigirse a su “cuarto de glamour”: Ese es el término que Kardashian usa para referirse a su enorme vestidor, donde ya la esperan un maquillista y un estilista profesionales, aguardando con cientos de brochas, rubores y peines. Se relaja sobre una silla mientras el maquillaje es aplicado capa por capa, al tiempo que mira de reojo hacia el monitor de bebés en caso de que North, su hija de dos años con su esposo, Kanye West, se despierte. West también tiene un monitor, y lo mantiene cerca en caso de que North necesite algo y Kardashian se sienta indispuesta. Para las 9:00 am, Kim está lista para marcharse a una reunión en Santa Mónica. Detesta ser impuntual.

¿Suena tedioso? Sí, pero estas son las cosas que Kardashian ha logrado convertir en oro, transformándose de una hermosa pero promedio joven angelina a uno de los íconos más populares y una de las marcas más importantes del mundo. Su rostro invade los medios, desde Keeping Up With the Kardashians de E!, serie de 10 temporadas que se ha transmitido en 160 países y ha dado origen a numerosos spinoffs, hasta su juego para teléfono celular –con más de 33 millones de descargas– y apropiándose de las páginas de varias revistas de moda, las cuales han, primero renuentemente y después de manera entusiasta, aceptado que la más perfecta, puntual y hermosa hija de este clan matriarcal de extraordinario
poder posee una fuerza respetable.

BANNER CONT 147




comments powered by Disqus