Arranque de las presidenciales


Varios nombres se han descubierto para esta fuerte lucha de poder, ¿a quién nos merecemos?


POR Staff Rolling Stone México  



Por Juan Manuel Becerril de la Llata

Estoy seguro, nadie duda de que la sucesión presidencial ya inició su camino rumbo a la elección del año entrante. Una vez resueltas al menos en las urnas las elecciones de junio pasado –en especial la más importante que era la del Estado de México– el ánimo de buena parte de la sociedad se centra en saber quiénes son los presidenciables de cada partido político. Y me refiero a los aspirantes de verdad, no sólo a los suspirantes que cada seis años, como dijera Andy Warhol, quieren sus 15 minutos de fama (aunado a los beneficios económicos, laborales y de todo tipo que el aparecer en una boleta electoral les generan a ellos y los suyos).

Decía Gaspar Melchor de Jovellanos que “los pueblos tenemos el gobierno que nos merecemos”. Me he resistido a creer que en este país alrededor de 120 millones de habitantes, con tantos talentos en todos los ámbitos internacionales, no tengamos por lo menos a una camada de nuevos políticos que sacudan y cambien el destino de México. Pero a decir verdad ya no sé si quiero de vuelta a los “jóvenes políticos”. Los últimos que llegaron así y nos vendieron como “la salvación el país”, se llamaban Javier Duarte, Roberto Borge, César Duarte, Rodrigo Medina, etc., y honestamente resultaron peor que los políticos de siempre. Así que la juventud tampoco es garantía de algo bueno, con esta casta de “mirreyes” que han acaparado también la estructura política nacional.

De algo sí estoy seguro en este momento y es que lo que más prevalece en el ánimo popular es el desencanto, a pesar de haber tenido recientemente a dos presidentes de la república con una alta dosis de legitimidad democrática como Vicente Fox y Enrique Peña Nieto en su momento [creo que nadie discutirá sus amplios triunfos en las urnas], lo cierto es que en general poco cambio se ha visto en la forma de gobernar y los modos de hacer política en este país. Vaya, si no nos dijeran que uno es del PAN y el otro del PRI, ni cuenta nos daríamos de ello.

Así, viendo la baraja que se lee para el 2018, tenemos esa sensación de desencanto social que prevalece hoy día con sobrada razón en el inconsciente colectivo (inseguridad extrema, alto nivel de desempleo, corrupción a todos los niveles, etc.), ha sido el caldo de cultivo perfecto para que se nos presente más fuerte que nunca como candidato presidencial el eterno Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Si a sus 12 años de campaña electoral permanente, le sumamos la creencia de que ni el PRI o el PAN saben gobernar bien, sus posibilidades de éxito a esta fecha, según la mayoría de encuestas publicadas en diversos medios, son por decir lo menos, altísimas. Y aquí aclaro que el candidato y partido son uno mismo, pues entre MORENA y AMLO hay una simbiosis, no se explica uno sin el otro.



comments powered by Disqus