Art Garfunkel habla acerca de su canto ‘remendado’, así como del incierto futuro que le espera


Art Garfunkel habla acerca de su canto ‘remendado’, así como del incierto futuro que le espera.


POR Staff Rolling Stone México  



Art Garfunkel habla acerca de su canto 'remendado', así como del incierto futuro que le espera.

Art Garfunkel posee uno de los intrumentos más grandiosos del rock. ¡Qué haría si llegara a perderlo?
Por David Fricke

Art Garfunkel, quien cumplirá 71 años en noviembre, habla con franqueza acerca de su canto ‘remendado’, así como del incierto futuro que le espera. En enero de 2010, de vuelta en Nueva York tras una presentación en Nicaragua, Garfunkel comía langosta en un restaurante cuando sintió “una tira atorada en la garganta”, rememora. “No podía tragar. Me ahogaba. Me asusté muchísimo”.

Los rayos-X mostraron que Garfunkel padecía una paresis en las cuerdas vocales, es decir, una especie de parálisis parcial. Una de sus dos cuerdas se había inflamado y endurecido, sin avisos ni causa aparente. Dicha condición condujo, en 2010, a la cancelación de la gira norteamericana de Simon & Garfunkel, y éste último tuvo que contemplar la posibilidad de una pérdida total de lo que él mismo describe como “mi mejor amigo desde los 5 años de edad. Paul Simon –él es una persona muy cercana”, dice acerca de su compañero de la infancia y la otra mitad cantante y compositora de Simon and Garfunkel. “Es sólo que mi canto y yo somos sombras el uno del otro”.

“Nunca antes había tenido problemas de esta clase”, dice Garfunkel. “Se puede contar con mi voz. Las inseguridades que uno puede sentir cuando cruza un umbral y se adentra en un espacio repleto de gente”. Cinco días después de esta entrevista, Garfunkel dará su primer concierto completo en dos años y medio, en Williamstown, Massachusetts. Y en agosto lanzó The Singer, una antología de dos CDs que combina momentos vocales selectos de su historia con Simon & Garfunkel, con lo mejor de su material solista de las últimas cuatro décadas. The Singer incluye las primeras grabaciones en estudio que el cantante ha realizado desde el diagnóstico –las baladas románticas “Lena” y “Long Way Home”, capturadas a principios de este año en Los Ángeles.

“Todo en él expresaba agradecimiento porque, sin duda, su voz regresaba”, dice la cantante y compositora Maia Sharp, quien produjo los temas nuevos. “Su rango medio nos ha costado mucho trabajo. Si la melodía en cuestión se ubicaba en esos tonos, las tomas aumentaban”. Sharp señala que Garfunkel se mostró “gratamente sorprendido” cuando escuchó la versión definitiva de uno de los temas, “porque recordó lo laborioso de la experiencia”.

“Quiero que funcione porque adoro su voz”, dice David Crosby, un amigo cercano que ha cantado armonías con Garfunkel en vivo y en el estudio. “Su elección de notas es exquisita. Uno no puede evitar enamorarse de la increíble sensación flotante que produce su canto suave y lírico”.La última vez que Crosby escuchó cantar a Garfunkel fue el año pasado, “en un túnel en Central Park –cantó ahí para mostrarme las posibilidades del eco”, dice Crosby. “Sonaba muy forzado. Pero él dio inicio a su carrera utilizando el mejor instrumento de todos. Estoy seguro de que hará lo que esté en sus manos para seguir siendo el mismo”.



comments powered by Disqus