Las Crónicas de Dookie


A dos décadas de ‘Dookie’, el álbum que llevó al punk rock de las calles a los grandes escenarios.


POR Staff Rolling Stone México  



A dos décadas de ‘Dookie’, el álbum que llevó al punk rock de las calles a los grandes escenarios.

20 años después, Green Day recuerda el álbum que llevó el pop punk de las alcantarillas a MTV

Por David Fricke

El 1 de febrero de 1994, Green Day celebró el lanzamiento de su tercer disco, Dookie con una gira en su ciudad natal –en el corazón de la escena hardcore punk de Berkeley– ofreciendo un concierto en Slim’s, un club de San Francisco. El líder de la banda, Billie Joe Armstrong, estaba nervioso esa noche, pero no tenía nada que ver con que Dookie fuera su primer lanzamiento con una gran disquera, Reprise; fue porque Green Day estaba en el cartel con Dead Milkmen, una banda de punk cómico que ganó fama en los años ochenta con éxitos como “Bitchin’ Camaro”. “Recuerdo que pensé: ‘No quiero tocar después de estos tipos, tienen buenas canciones’”, cuenta Armstrong.

De hecho, en ese momento Green DayArmstrong, el bajista Mike Dirnt y el baterista Tré Cool, todos de 21 años– generaban mejores canciones: Los 14 incendiarios temas de Dookie, incluyendo el frenético arranque de “Basket Case” y los himnos de desesperado aburrimiento “Burnout” y “Longview”, eran historias reales –“un diario”, describe Armstrong, el compositor principal, quien escribía “cualquier cosa que cruzara por mi mente, sobre cómo es vivir en las calles”.

En Slim’s, Green Day tocó las canciones con lunática alegría. La reacción de la multitud de 500 personas fue inmediata y un poco intimidante, una euforia sin límites que se tradujo en empujones y slam grabados en video para el sencillo “Welcome to Paradise” durante la misma noche en el club. “La gente reventaba de energía”, cuenta Armstrong, ahora de 42 años, “como si quisieran ser parte de algo que no conocían a ciencia cierta. Nosotros tampoco sabíamos qué era”.

Armstrong entendió todo unos meses después, el 9 de septiembre, cuando Green Day ofreció un concierto gratis al aire libre en el Hatch Shell de Boston, para un público de aproximadamente 65 mil personas. Para entonces, el sencillo principal de Dookie, “Longview”, sostenía el primer lugar en las estaciones radiales de rock y el álbum había vendido ya cerca de 2 millones de copias. Incluso antes de que Green Day subiera al escenario, un enorme mosh pit se había formado entre la multitud; y 20 minutos entrado el set, una revuelta se había desatado, con la inefectiva protección de una precaria línea de personal de seguridad apretada contra la cerca frente al escenario. Green Day estaba que andaban en malos pasos’. Era obvio”, dice con una risa. “Todo estaba creciendo”.

Al día de hoy, Dookie es uno de los álbumes de rock más exitosos de la historia con más de 10 millones de copias vendidas tan sólo en Estados Unidos, y Green Day es la banda de rock más grande de ese país. Sus 11 álbumes de estudio, incluyendo el éxito de la ópera punk American Idiot, han vendido en total 75 millones de copias en todo el mundo.

“No teníamos idea de que estábamos marcando el camino que seguiríamos por el resto de nuestras vidas”, argumenta Dirnt, de 41 años. “Tomábamos como referencia a nuestras bandas favoritas de los años sesenta, como The Who y The Kinks. Pensábamos en nuestra siguiente movida. Manteníamos las canciones tan vivas como nos era posible”.

Dookie fue, tal vez, la historia de éxito más improbable durante el boom del rock alternativo de los años noventa. Rob Cavallo era un representante junior en Reprise, subsidiaria de Warner Bros., cuando firmó a Green Day, para después coproducir el álbum durante la primavera de 1993.

“Había gente dentro de Warner”, cuenta Cavallo, “que decía: ‘¿Por qué quieres firmar a una banda de punk? El punk no vende’”. “Era el momento del grunge, el cual se caracterizaba por enormes baterías, tempos muy lentos y mucho reverb”, mientras Dookie era rápido, contundente y determinante. Cuando Cavallo, quien es ahora el director de Warner Bros., mostró el disco terminado al departamento de promoción, alguien le preguntó: “¿Cuándo lo vas a mezclar?” “Me imaginé que habría unos 100 mil chicos por ahí a los que les gustaba el punk rock”, recuerda Cavallo. Pero se quedó corto por dos ceros. “Fue la primera banda de pop punk en darse a conocer así”.



comments powered by Disqus