Asuntos Internos: El narco y las elecciones de 2012


‘El narco y las elecciones de 2012’ desde el punto de vista de Óscar Mario Beteta, Gabriela Warkentin y Jairo Calixto Albarrán


POR Staff Rolling Stone México  



'El narco y las elecciones de 2012' desde el punto de vista de Óscar Mario Beteta, Gabriela Warkentin y Jairo Calixto Albarrán

Presentamos tres puntos de vista de periodistas donde a cada uno de ellos se les planteó la siguiente pregunta: ¿Crees que los grupos poderosos del narcotráfico podrían tener una estrecha relación en los próximos comicios de 2012? Aquí sus reflexiones.

Rolling Stone MéxicoÓscar Mario Beteta

Es poco más que imposible responder a la pregunta de qué tanto o hasta dónde está metido ahora el narco en los comicios electorales de 2012 es poco más que imposible.

Cualquier hipótesis que se aventure al respecto no pasaría de suposiciones que nadie podría comprobar. La razón es obvia: en ese mundo todo es oscuro, impreciso, camaleónico y escurridizo.

Si ni siquiera el zoon panoptikón –esa especie de ojo estatal que todo lo ve a toda hora, que permite saberlo y oírlo todo a cada momento– es capaz de saber con exactitud la ubicación, preparación, movimientos tácticos y consumación de actos criminales, la opinión de supuestos especialistas y autoridades en el tema no puede reputarse como confiable. Si se asocia el asunto con la sucesión presidencial, es todavía más difícil asomarse al ámbito criminal y darse una idea clara de hasta dónde puede ese monstruo estar involucrado en un proceso democrático por definición. En todo caso, éste no es el mejor momento para especular al respecto. Habrá que ver quiénes son los candidatos de todos los partidos al Congreso Federal, a la ALDF, a las Delegaciones Políticas del DF y a otros puestos electivos, para estudiar sus antecedentes y tratar de formular algunas inquietudes sobre alguien en particular.

Muy probablemente la considerable cantidad de cargos en juego, el número de aspirantes a ocuparlos, los recursos legales disponibles para candidatos y partidos, oculten la participación de personajes eventualmente vinculados a intereses delincuenciales.

Lo que vale la pena subrayar entonces, es la indeclinable decisión del Presidente de la República, Felipe Calderón, de encarar el cáncer que constituye el narcotráfico…

Óscar Mario Beteta es columnista de algunos medios impresos y tiene su programa En los tiempos de la radio en Grupo Fórmula.

Rolling Stone La Elección del silencio

Gabriela Warkentin

“Y tuve un ofrecimiento del crímen organizado, al final de mi campaña”. Lo dijo desde su contundencia. Xóchitl Gálvez, la otrora candidata a gobernadora del estado de Hidalgo. Lo dijo hace unas horas, otra vez. Ahora en el marco del Foro de Biarritz. Nadie reaccionó a las palabras de Gálvez. Será que el respetable estaba cansado, será que la ex candidata tampoco despierta todas las simpatías, será que nadie supo qué hacer con la afirmación. Y será que de “eso” no se habla, así como así. Ya el Instituto Federal Electoral alertó: la violencia en México, relacionada con el crimen organizado, será una amenaza tangible para los procesos electorales en curso. Si ya lo reconoce quien está organizando las elecciones, bueno… ¿y todavía nos preguntamos qué tanto está metido el narco en los comicios electorales de 2012?

El problema es que nos enteraremos de poco. Porque hablar de “eso” da miedo. Porque en varias regiones del país se impuso el apagón informativo: los periodistas no informan, los medios resisten y los criminales imponen agenda. Ya hay hasta seminarios para detectar historias “promovidas” por los criminales (decimos “promovidas” para no reconocer impuestas a “pluma o plomo”)…

Gabriela Warkentin es académica y comunicadora de la Universidad Iberoamericana.

Rolling Stone¿El Narco en mi urna?

Jairo Calixto Albarrán

México cada vez se parece más a las viejas películas de los hermanos Almada, esos visionarios del celuloide nacional que, bajo el espíritu de Emilio Barreda y Camelia la Texana, hace 20 años nos alertaban sobre un futuro donde los bárbaros tenía un plan y los criminales aprendían a organizarse, al ritmo de Los Tigres del Norte.

Y como en esos filmes, inspirados en la vida y obra de Pablo Escobar (el narco legislador más emblemático); en la actualidad los criminales no sólo buscan el desarrollo de un negocio boyante con estupefacientes incluidos sino también la obtención y ejercicio del poder. Pasar de la folclórica cultura del narco amparado por el Santo Malverde y los corridos de don Neto, a detentar espacios políticos como en La reina del sur para disfrutar de lo que Fidel Herrera, ex gobernador de Veracruz siempre señalado y criticado, ha denominado con tino como “la plenitud del pinche poder”. De Sergio Goyri a Humberto Zurita en su papel de narco en Sueño americano, la tentación del capo es el fuero. Como a don Corleone, no les basta con un chaleco contra balas, y aspiran al blindaje constitucional.

Y dadas las circunstancias de las leyes electorales, el profundo adamiaje de la corrupción, sin soslayar la capacidad corruptora de crimen organizado, plantear un escenario en que se cuelen cada vez a mayores niveles en el sistema político mexicano, no es ni con mucho una paranoia apátrida. Antes al contrario, es una posibilidad perfectamente viable. Hemos visto con qué facilidad los cárteles se adueñaron primero de pequeñas comunidades, luego pueblos extraviados, más tarde de ciudades medianas hasta tener sitiado Juárez, Acapulco, Torreón y hasta Monterrey.

Hemos visto el caso del diputado Godoy, medio hermano del gobernador de Michoacán, permeado por el sospechosismo, sin olvidar los innumerables señalamientos en contra de servidores públicos a lo largo y ancho del país, debido a sus probables vínculos con las fuerzas criminales. Así que no nos asombremos cuando ante la flexibilidad gimnástica de la norma electoral, el caótico desparpajo de los partidos donde el único rigor esta en la cobranza de las dietas y demás emolumentos, de pronto tengamos sentados en una curul al Lazca, a “El Chapo” y al “Mayo” Zambada…

Jairo Calixto Albarrán: columnista del periódico Milenio y tiene el programa Política cero en Milenio TV.

Rolling Stone Noviembre



comments powered by Disqus