Black Sabbath


Black Sabbath sigue con buena suerte gracias a ’13’, su más reciente álbum


POR Staff Rolling Stone México  



Black Sabbath sigue con buena suerte gracias a '13', su más reciente álbum

Black Sabbath sigue con buena suerte gracias a ’13’, su más reciente álbum

Por Miguel Hidalgo Zetter

La temperatura, el aire, el cielo y el sol de California, se pusieron de acuerdo para ser la antítesis de lo que debería ser una entrevista con “The Prince Of Darkness”, Ozzy Osbourne y el esperado regreso a su cuna: Black Sabbath. Aunque de antemano sabemos que en Hollywood todos esos elementos son y se sienten distintos; el entrar al mítico Sunset Marquis Hotel contribuía a que la atmósfera del rock envolviera el ambiente; la cita con el destino resultaría, por razones obvias, un marco imposible de borrar. Desde 1978, la casi completa alineación original de Sabbath regresa en 2013, a seguir con un camino que dejó varios asuntos pendientes; entre ellos, la suma de esfuerzos, la exigencia y el desarrollo individual de sus integrantes, para que 35 años signifiquen la consolidación de la banda con su estilo y el respeto a un nombre, que paradójicamente, ha iluminado la escena del rock.

“Siempre he pensado que soy solamente un cantante, jamás me he considerado un músico, pero convivir con músicos tan talentosos como con los que he estado, me ha llevado a dar el 100% de mi interpretación y eso, ha requerido un entrenamiento vocal exhaustivo para ir perfeccionando lo único que sé hacer en la vida, que es cantar”, comenta Ozzy con una mirada profunda. “Compartir tantas cosas con diferentes personas a través de los años, a lo único que te obliga es a ponerte al nivel de éstas. A veces hay que bajar un poco y otras subir demasiado, pero eso al final te ayuda a tu propio crecimiento, porque sabes que no puedes mantenerte siempre como el mismo”, complementa Geezer Butler, sentado a un lado de nuestro Dr. Ozzy. “Siempre debes estar pensando en hacer las cosas mejor, pero deben ser cosas que representen lo mejor para ti. Después de dejar Black Sabbath en 1978 no había comenzado algo tan especial para mí como lo es este álbum; este nuevo comienzo es sin duda el mejor comienzo de mi vida y la única forma que yo conozco de aprender del pasado, es comenzando de nuevo”, afirma Osbourne.

13 es el nombre del nuevo álbum de Sabbath y tiene una combinación bastante particular de épocas y elementos, que el productor y ganador de varios premios Grammy, Rick Rubin, supo acomodar para lograr que el disco tuviera el sonido clásico de la banda, pero que se escuchará al Black Sabbath actual.

La participación de Rubin, fue clave para dirigir el rumbo hacia el objetivo general del grupo y el desarrollo individual de Iommi, Osbourne y Butler. Si alguien ha estado cerca del grupo en diferentes épocas ha sido él y se dio a la tarea, de generar un entorno muy similar al que existió en la concepción del primer disco de Sabbath y lo consiguió. “Estamos muy satisfechos con lo que hemos logrado; no nos costó trabajo integrar ideas, llevamos muchos años haciendo lo que creemos ha sido nuestra identidad y la de nuestros fans. Rick entendió muy bien el propósito y se puso a trabajar con dos líneas bien definidas: su visión y la historia del grupo. Ellos [los fans] van a disfrutar y valorar el nuevo disco; se van a sentir igualmente identificados hoy, a como se han sentido a través de todos estos años. Es parte de un compromiso que tenemos con nosotros y con ellos únicamente, no nos interesa que otros nos volteen a ver, sino que se queden los que ya están y siempre han estado; es una especie de agradecimiento hacia ellos”, dice Geezer mientras que Ozzy voltea y suelta unas palabras inesperadas, “yo no puedo hablar si musicalmente se consiguió lo que se buscaba o si mi desarrollo se incrementó o no; yo no soy músico. Lo que sí puedo decir es que trabajar con el desgraciado de Rick Rubin me alteró; sacó la mejor voz que he tenido en toda mi vida, me exigió como pocos. Terminaba una toma y me decía: ‘Salió, maravillosa, perfecta; pero dame una más’. ‘Pues si salió tan perfecto como dices, ¿para qué diablos hay que hacer otra maldita toma?’. Y sólo respondía: ‘Por que puedes hacerlo’. El registro vocal que alcancé en el disco tenía que ser el mismo que debo alcanzar en vivo. Rick Rubin me estuvo impulsando todo el tiempo hasta que me hartó, pero sacó lo mejor de mí y le agradezco que haya hecho eso, justo en este momento. Esto es lo mejor que he hecho en mi vida porque es lo único; no sólo fue un álbum bien pensado, todo mi ser se encuentra en 13; puse cabeza, alma y corazón porque estaba regresando a lo más grande que he tenido en la vida. Desde que comenzamos a hacer el disco sabía que sería algo magnífico, no nos preocupábamos por si gustaría o no, pensábamos que estábamos haciendo lo correcto; cuando escuché lo que habíamos logrado, simplemente me encantó y de inmediato, le llamé a Sharon, diciéndole que al fin había hecho algo bueno”.



comments powered by Disqus