Captura de Peces Gordos


La Semana Santa de este año no sólo fue testigo de las representaciones del viacrucis, también fue marco de importantes detenciones para el gobierno mexicano. ¿Justicia o estrategia electoral?


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: Flickr Oficial Javier Duarte De Ochoa

Por Cihuatl Zúñiga

Primero fue el ex gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, quien fue detenido el pasado 9 de abril en Italia. Seis días después cayó el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien estaba hospedado en un hotel en Guatemala a la espera de un encuentro con sus hijos tras medio año de huir de la justicia.

La respuesta del ejecutivo federal no se hizo esperar, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, reconoció la labor de los órganos de inteligencia nacionales y extranjeros, al tiempo que retomó su eslogan del último año: “He señalado una y otra vez varios datos muy positivos del avance que como nación hemos tenido, lo cual a veces poco se dice o poco se reconoce, pero las cosas buenas cuentan y cuentan mucho”, señaló el primer mandatario al tiempo que advirtió que quienes quebrantan la ley deberán responder por sus actos. “Estas detenciones son un mensaje firme y contundente del Estado mexicano contra la impunidad, estos operativos realizados se suman a los cambios institucionales que también habrán de representar el Sistema Nacional de Transparencia y el Sistema Nacional Anticorrupción”.

Y aunque las aprehensiones de estos personajes de la política mexicana sin lugar a duda son positivas y abonan a la lucha contra la impunidad, hay voces que se han levantado y señalan que sus capturas obedecen a intereses electorales, sobre todo porque justo ahora las campañas están a todo lo que dan en cuatro estados de la República, siendo el Estado de México el más importante para todos los partidos.

Para la presidenta nacional del PRD, Alejandra Barrales “no es casualidad que en plenas campañas electorales se realicen detenciones que desde hace tiempo estaban pendientes”. La dirigente del sol azteca aseguró que “si bien es algo positivo que el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, haya sido capturado, no se debe perder de vista que las detenciones están vinculadas al interés electoral del PRI”.

De acuerdo con otras voces del perredismo, es muy evidente que las detenciones se usarán como un amuleto político electoral para favorecer al PRI en las próximas elecciones del 4 de junio. El que sorprendió con su reacción fue el presidente de Morena y candidato a la presidencia en 2018, Andrés Manuel López Obrador, quien a través de su cuenta de Twitter publicó: “detienen a Duarte para simular que combaten la corrupción. Pero el pueblo no se conforma con chivos expiatorios, quiere la caída del PRIAN”.

En tanto, el presidente del PAN, Ricardo Anaya, al que señaló fue precisamente a López Obrador. El panista exigió que se investigue el dinero que presuntamente entregaba Javier Duarte a las arcas de Morena. A través de su cuenta de Twitter, el dirigente de Acción Nacional advirtió: “No permitiremos que haya simulación en la detención de Duarte, estaremos atentos a este caso y exigimos que regresen lo que se robaron”.

Las voces son muy diferentes, cada quien lleva agua a su molino pero en realidad ¿de qué estamos hablando? ¿Las actuales detenciones nos hablan de que la justicia mexicana está ganando confianza o de que se prepara un escenario para conseguir votos a cambio de estos personajes?

BANNER CONTINÚA LEYENDO 168



comments powered by Disqus