‘Game of Thrones’: cómo “El Juego” lo cambió todo


Más sangriento, más sexy y más ambicioso que nunca.


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: cortesía HBO

Por Rob Sheffield

“Las personas malas son algo en lo que soy bueno”, declaró una vez Tyrion Lannister y no estaba bromeando. A lo largo de los últimos seis años, Game of Thrones nos ha presentado más personajes escandalosamente malos que cualquier otro show de televisión —asesinos, mentirosos, tiranos y ladrones. La serie ha dado vida a Westeros en un mundo de acción en donde la con ciencia es un lujo que nadie puede pagar, ni siquiera los reyes.

La exitosa historia de HBO recién estrenó su séptima temporada, con la octava y última ya visible en el horizonte; 13 episodios más para que el público pase sus tardes en Westeros con los tullidos, bastardos y las cosas rotas de la historia. Game of Thrones es el invierno que nunca deja de existir, la puerta que no se mantiene abierta, el salvaje drama que jugó con las reglas de lo que se podía lograr en la televisión. Ningún otro show ha sido tan brillante al mostrar la maldad y jamás volveremos a ver algo parecido. Cuando George R.R. Martin comenzó a escribir la saga fantástica A Song of Ice and Fire, ya tramaba hacer imposible una versión cinematográfica.

Quería que sus novelas crearan un mundo demasiado complejo, demasiado sangriento y extravagante, simplemente demasiado grande para ser capturado en pantalla. Afortunadamente falló. Game of Thrones ha seguido rescribiendo la historia de la televisión traduciendo la visión de Martin.



comments powered by Disqus