Cómo Sting volvió a rockear


Su LP más eléctrico desde ‘Synchronicity’ aborda el cambio climático, la inmigración y Prince.


POR Staff Rolling Stone México  



Por Patrick Doyle

Es una mañana de sábado perfecta, pero Sting está trabajando horas extra para terminar 57th & 9th (que toma su nombre de la intersección que cruza todos los días para llegar al estudio), el cual regresa a la música guitarrística que no había hecho en décadas. “No es un álbum con laúdes”, dice con una sonrisa, haciendo referencia Songs from the Labyrinth de 2006. “Es lo más rockero que he hecho en un rato. Este disco es una especie de compilación de todo lo que hago, pero su bandera parece ser esa energía. Estoy muy contento de poder levar anclas y ver lo que ocurre”.

Las analogías marítimas parecen estar en su cabeza porque pasó los últimos años escribiendo e incluso protagonizando The Last Ship, musical de 2014 basado en su niñez en la Inglaterra de la postguerra. El proyecto dio seguimiento a una década productiva y libre en la que lanzó un LP de villancicos, el orquestal Symphonycities y una extenuante gira de reunión con The Police durante 2007 y 2008 –lo cual, resalta, no influenció el sonido de su nuevo LP.

BANNER 1 SEPT


 



comments powered by Disqus