David Gilmour regresó a Pompeya


El guitarrista se encontró con los fantasmas del pasado en el sitio donde Pink Floyd ofreció una de sus más legendarias presentaciones.


POR Staff Rolling Stone México  



Por Kory Grown.

“Es un lugar embrujado”, dice David Gilmour, quien ahora se encuentra batallando contra el brutal calor de Nápoles, Italia, en un remolque con aire acondicionado estacionado afuera del anfiteatro en las legendarias ruinas de Pompeya. Está recordando su última visita, en 1971, cuando Pink Floyd tocó un set en el recinto vacío y lo grabó para un clásico lanzamiento, mismo que se concentraba en gran medida en su álbum experimental Meddle.

Sus recuerdos de ese viaje son claros: Tocar sin camisa debido al calor y hacer un recorrido al lado de la banda para conocer el Vesubio, cuya erupción sepultó a la ciudad de Pompeya hace casi dos mil años y fue descubierta, notablemente conservada, en el siglo XIX. Gilmour ha regresado a tocar en este sitio, en esta ocasión frente a una audiencia. “Esta noche marcará la primera ocasión desde el año 79 D.C. en que haya una audiencia escuchando algo aquí”, dice con una sonrisa.

BANNER 1



comments powered by Disqus