De Australia a la India y de Regreso


La odisea de un joven por reencontrarse con su familia en ‘Un Camino A Casa’.


POR Óscar Uriel  



Una cinta dramática que ha conmovido a audiencias en los principales festivales de cine, Un camino a casa presenta la historia real de un hombre en busca de su verdadera familia. “Creo que la adopción es algo realmente hermoso, independientemente de las preferencias sexuales o del color de la piel de las personas que deciden adoptar. Cuando empecé a hacer investigación para interpretar a Saroo Brierley tuve la oportunidad de ir a un Centro de Adopción de niños discapacitados y me pude percatar de la cantidad de familias norteamericanas y australianas que están dispuestas a acoger a un niño con estas características. Me sentí sumamente conmovido por el hecho de que alguna familia pudiera darle una oportunidad así a un infante. Es algo hermoso”, manifiesta el actor Dev Patel, protagonista de Un camino a casa, película que se perfila como una fuerte contendiente para la temporada de entrega de premios cinematográficos.

Hay algo paradójico en el asunto. Dev Patel había arribado al Festival de Cine de Toronto en su edición 2008 siendo prácticamente un desconocido –salvo para quienes seguíamos el serial televisivo británico Skins–. El joven intérprete llegó al evento siendo el protagonista absoluto de Slumdog Millionaire, título que lo convirtió de manera inminente en una de las promesas más sólidas de la industria cinematográfica.

Ocho años después de que la cinta de Danny Boyle proclamara el Premio del Público del Festival, Patel retorna a la entidad canadiense convertido en un actor de carácter. De nueva cuenta es el protagonista de lo que aparenta ser una cinta coral. Se trata de un relato dramático que aborda un asunto por demás urgente: La adopción de niños desamparados por parejas adineradas.

BANNER CONTINUA LEYENDO 164



comments powered by Disqus