El ‘Big Bang’ Nacional


Carlos Slim y Andrés Manuel López Obrador están en un ‘round’ de declaraciones. El primer izquierdazo ha sido lanzado con el tema de la construcción del nuevo aeropuerto y queda poco tiempo para tener una resolución.


POR Juan Manuel Becerril de la Llata  



Mucho se ha hablado sobre la construcción del proyecto de infraestructura más importante de este sexenio: el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM). Y es que motivos de enojo social han surgido conforme se han ido dando a conocer los datos de esa magna obra, anunciada el mes de septiembre de 2014 por el presidente Peña Nieto, cuyo precio originario dijo sería de alrededor de $13 mil millones de dólares, que equivalían a unos $169 mil millones de pesos al tipo de cambio de esa época, pero que legisladores de oposición denuncian se ha ido disparando cada año y en hoy día ronda su costo por los $212 mil millones de pesos. Aquí, la pura paridad peso-dólar y la tasa de inflación van a impactar de sobremanera el valor final de la obra. De ese monto, el plan es que el gobierno mexicano aporte el 60% con fondos públicos, en tanto que la inversión privada fondee el 40% restante o más, vía recursos como, por ejemplo, la oferta de títulos en las bolsas de valores nacional e internacionales que ha tenido mucho éxito, por cierto.

Pero algo cambió en el escenario del NAICM y fue cuando el candidato puntero en las encuestas para la elección presidencial de México, el señor Andrés Manuel López Obrador (AMLO), dijo hace unas semanas que estaba en desacuerdo con la construcción del mismo sobre el lago de Texcoco, y que de llegar él a la presidencia revertiría los contratos para en su lugar darle salida al flujo de aeronaves con una pista alterna en los terrenos que ocupan la base militar de Santa Lucía (también en el Estado de México).

Las voces de las cámaras empresariales que aglutinan los intereses económicos de buen número de los inversionistas privados del proyecto no se hicieron esperar, y rechazaron enérgicamente la posibilidad de cancelarse ya un proyecto firmado e iniciado, con obras preliminares ya realizadas como la barda, camino perimetral, limpieza, nivelación del terreno, etc.

Ante esos reclamos, surgió una voz poderosa que pareciera un gancho izquierdo para explicarle al candidato AMLO que no por el hecho de ser el favorito para ganar la presidencia, y aún ganando la misma, puede deshacer los contratos ya suscritos (y de los cuales cabe decir que él, sus empresas y familia son parte de los principales ganadores). Ese señor pertenece al Top 10 de los hombres más ricos del mundo y se llama Carlos Slim.

Mucho se ha dicho del señor Slim y los orígenes de su riqueza extrema, algunas cosas quizá con razón y otras más fantasiosas, pero de lo que nadie puede dudar es de su peso en el mundo de los negocios. Para darse una idea de lo que importa en el mundo, recordemos que cuando Donald Trump ganó la Presidencia de Estados Unidos, en los días previos a su toma de protesta se reunió en su casa de descanso con selectas personalidades del medio de los negocios. Uno de ellos era el mismísimo Carlos Slim. Ello sirve para dimensionar lo que su voz impacta para este país.



comments powered by Disqus