El derrame, el escándalo y el presidente


La historia de cómo Obama dejó de tomar medidas contra la corrupción de los años de Bush y cómo permitió a la empresa petrolera más peligrosa del mundo salirse con la suya…


POR Staff Rolling Stone México  



La historia de cómo Obama dejó de tomar medidas contra la corrupción de los años de Bush y cómo permitió a la empresa petrolera más peligrosa del mundo salirse con la suya...

La historia de cómo Obama dejó de tomar medidas contra la corrupción de los años de Bush y cómo permitió a la empresa petrolera más peligrosa del mundo salirse con la suya.
Por Tim Dickinson

260xStoryEl 27 de mayo, más de un mes luego del peor desastre ambiental en la historia de los Estados Unidos, Barack Obama se subió al podio de la Sala del Oriente de la Casa Blanca. La administración insistió por semanas que la petrolera BP era la única culpable del catastrófico derrame de petróleo en el Golfo de México y en no detenerlo. “Tienen el conocimiento técnico para tapar el hoyo”, dijo sólo seis días antes Robert Gibbs, vocero de la Casa Blanca. “Es su responsabilidad”. Según Gibbs, el Presidente no tiene autoridad para hacer más que supervisar. “Si la BP no cumple la tarea, ¿no la pueden federalizar?”, preguntó un reportero. “No”, respondió.

explota-nationalSin embargo, ahora el Presidente se subía para tomar el comando en las tareas de limpieza. “Por si se preguntan quién es responsable”, dijo Obama, “yo tomo la responsabilidad”. Con un tono escarmentado, reconoció que su administración no había podido reformar el Servicio de Manejo de Minerales (MMS, por sus siglas en inglés), la agencia federal que había permitido por años que la industria del petróleo se autorregularizara. “No había tanta urgencia”, dijo el Presidente. “Absolutamente, yo tomo la responsabilidad”. También reconoció que había sido muy crédulo de los gigantes petroleros: “Me equivoqué al creer que las empresas petroleras podían con los peores casos”.

obradebpHoras antes de la conferencia de prensa de Obama, una columna de casi 10 km de ancho por más de 35 km de largo se movía hacia Mobile Bay desde la plataforma de Deepwater Horizon. El almirante Thad Allen, el comandante estadounidense que supervisa la tarea de limpieza, de que la mejor ciencia dejó claro que este derrame haría ver al del Exxon Valdez como un juego de niños. Incluso luego de la conferencia de prensa de Obama, la administración sabía que el derrame podía ser mucho más grande que su “mejor estimación” reconocida. Ese mismo día, un equipo de científicos encargados de establecer el flujo de la fuga, anunciaron haber estimado entre 12 mil y 25 mil barriles, basados en cálculos de videos de la mancha. De hecho, de acuerdo con entrevistas con científicos familiarizados con su funcionamiento, esta cifra representa la estimación mínima.

Image1992El rango máximo no estaba en el reporte porque los científicos que analizaban el derrame no podían llegar a un consenso sobre la gravedad del mismo. “De haber salido una cifra máxima, sería muy alta”, dice Timothy Crone, un geofísico marino en la Universidad de Columbia a quien ha consultado el equipo del gobierno. “Por eso tenían resistencia interna. Hablamos de unos 100 mil barriles diarios.”

kkhuanoLa cifra mediana para las estimaciones de Crone es de 55 mil barriles diarios –el equivalente de un Exxon Valdez cada cinco días–. Una fuente con conocimientos de discusiones internas en una de las principales empresas petroleras del mundo confirma que la industria concuerda con tales estimaciones. La razón, dice, es que BP parece haber desatado uno de los 10 pozos más productivos del Golfo. “BP estropeó un hallazgo muy, muy grande”, dice la fuente. “Y si no pueden tapar esto, no se va a tapar solo”.

CONTENIDO-2



comments powered by Disqus