El fortalecido círculo de My Morning Jacket


La banda joven más ambiciosa va en una búsqueda cósmica para encontrar el ritmo perfecto


POR Staff Rolling Stone México  



La banda joven más ambiciosa va en una búsqueda cósmica para encontrar el ritmo perfecto

La banda joven más ambiciosa va en una búsqueda cósmica para encontrar el ritmo perfecto.

Por Brian Hiatt

Rolling Stone Agosto Jim James prende el motor de su camioneta negra rentada, saliendo del estacionamiento del hotel en Portland, Maine, para después ponerle ‘play’ al estéreo. Mientras el líder de My Morning Jacket conduce por una oscura calle empedrada donde las ventiscas nos azotan, resuena un gong –el primer sonido del recién terminado álbum de la banda, Circuital–. Pero tras cinco segundos, sacude la cabeza y oprime el botón de ‘stop’.

“¿Les importa si le subo?”, pregunta suavemente James, antes de girar la perilla del volumen a todo lo que da y reproducir de nuevo el disco. Comienzan los vibrantes arpegios de guitarra del tema que da nombre al álbum, mientras los faroles de la calle y la nieve se desvanecen a nuestro paso. Hay otros pocos autos en la calle. James sujeta fuertemente el volante, los ojos viendo hacia delante mientras conduce con precisión.

my_morning_jacket_freecomputerdesktopwallpaper_1920 Se le va la onda, se dirige al mismo lugar extracorpóreo que visita durante los alucinantes conciertos que hacen de My Morning Jacket, la banda en vivo más poderosa de su generación. James es el líder de la banda, pero no en sentido estrictamente literal –está demasiado ocupado entrando a otras dimensiones para hacer seña alguna a los demás–. “Como que a veces se encierra en su propio espacio”, comenta el baterista de My Morning Jacket, Patrick Hallahan, quien conoce a Jim desde el cuarto grado. “Dirige inconscientemente –todos vamos hacia donde él va–”. Al menos mantiene los ojos abiertos cuando está tras el volante.

Jim James es en igual medida católico y rockero, de raíces no practicantes. My Morning Jacket comenzó tocando con una onda a lo Neil Young, pero explotó para dar paso a sonidos más cósmicos y rítmicos al lanzar Z, en 2005. Se internó más profundamente en el R&B y las rarezas electrónicas con Evil Urges, de 2008; y ahora incorpora todo en Circuital. James está profundamente interesado en toda clase de viajes espirituales y musicales, sin hacer gran distinción entre uno y otro. “Me gusta ir tomando mis cosas favoritas de cada religión sobre la que aprendo”, afirma, describiendo, sin darse cuenta, también su estilo musical.

Rolling Stone AgostoJim jamás se conforma con lo que de él se espera, nunca se duerme en sus laureles”, comenta su amigo Conor Oberst, que también colabora con él en el proyecto alterno Monsters of Folk.

James es tan introvertido como un cantante de rock lo puede ser. Solía hablar de su deseo de vendar los ojos de la audiencia mientras su banda tocaba, ahogando sus vocales con efectos de reverb como una especie de mecanismo de defensa. Ahora se siente más cómodo en el escenario, pero todavía le gustaría ocultarse debajo de capas, largos abrigos y otros accesorios similares.

BANNER CONTENIDO 2-agosto



comments powered by Disqus