El futuro del WINTEAM


La Banda Bastön sale del estudio para revelarnos algunas de las exclusivas que darán vida a su próximo álbum.


POR Erich E. Mendoza  



“Ser real, es ser real contigo mismo. No con los demás” – Müelas de Gallo

Siempre me he considerado a mí mismo un turista en la casa de la familia Homegrown. No es que no sea bienvenido, pero por mucho que me acerque a ellos, su música y lo que hacen figuras como Alemán, Mike Díaz, Yoga Fire y por supuesto, La Banda Bastön, siempre me da esta sensación de que “me falta barrio”, de que “todo bien”, pero que ya saben… Está ese “tú eres el enemigo. Un tipo de fuera”. Es raro, pero en esta ocasión todo se sintió diferente.

Eran alrededor de las 19:30 horas y el Distrito Federal se desplomaba en tránsito lento. Llegué caminando al lugar donde ya en varias ocasiones, había tenido la oportunidad de charlar con varios MCs que lo están haciendo bien en México todo gracias al buen Alex Malverde, quien pese a mi falta de calle, siempre ha tenido una puerta abierta para los novatos interesados en conocer más de hip-hop.

Al entrar al lugar, veo a DJ Gross fumar un cigarro frente Álvaro Díaz, quien ahora tiene el cabello rubio. Díaz, por si no lo saben, es un importante integrante del colectivo boricua LV CUIDVD, y el año pasado tras su presentación en SXSW, se posicionó como el puertorriqueño más relevante del hip-hop latino gracias a su enorme show.

Así pues, al lado de ellos cosas curiosas van sucediendo. Una chica toma fotografías con una cámara análoga mientras charla con un locutor de radio (¿o ex-locutor? En esta ciudad ya todos trabajaron en todos lados y quién sabe qué tanto han hecho), y al mismo tiempo en el estudio, el también querido Santi que ha trabajado en shows como ingeniero de audio en varios festivales, graba a uno de los últimos rockeros y bluesman que le quedan a este país (y a quien no puedo mencionar por comodidad de Homegrown y del músico mismo).

Todo es charlas, humo y risas, sin embargo se abre una puerta y Müelas me saluda para invitarme a pasar arriba y comenzar con la entrevista.

Una vez ahí, entro y veo que Zupreemo se encuentra revisando beats que vendrán en el próximo álbum mientras que Malverde, me saluda con un abrazo y aplica su siempre clásico: “Chécate esto mijo, nadie más lo ha escuchado” como si de verdad no todos los amigos del proyecto se hubieran dado una vuelta por lo nuevo de La Banda Bastön (aunque nadie diga nada).

Pero todo bien, me siento como en aquella película de ‘Almost Famous’ y me siento a disfrutar lo nuevo de La Banda Bastön.

“Nada más estás checando qué pescas, ¿verdad?”, son las palabras de Zupreemo cuando nota que estoy poniendo especial atención a las colaboraciones y veo nombres anotados en post-its, y una que otra noticia grande en el mismo playlist.

“Nah, todo bien. Sólo checando, sólo checando”, es la frase que da pie al inicio de esta entrevista donde sin más preámbulos, La Banda Bastön se abrió completamente para liberarnos dos grandes exclusivas.

Müelas: Para este disco nuevo Statik Selektah –productor de Detroit Versus Everybody by Eminem, y también parte importante del último lanzamiento de Action Bronson– nos regaló dos beats, por lo que aparecerá en dos canciones. Por igual sentimos que es el momento adecuado para trabajar con artistas que jamás habíamos considerado y ver qué cosas nuevas podemos hacer.

Zupreeme: Son artistas que admiramos, que se han mantenido fieles a sus orígenes y que llevan años tocando lo mismo. Nada de que “ya cambió la onda y hacemos electrónica”. Son bandas MUY reconocidas que seguro conocen, y que de las que más adelante hablaremos”

Escuchando un poco de lo que vendrá en este nuevo álbum, siento un cambio definitivo no sólo en la música, sino en la letra. Se siente muy distinto. Como que el ‘Todo Bien’ era una especie de trabajo que recopilaba años y años de escribir, producir y trabajar, y esto que viene es más una oda al éxito que han tenido y a la madurez que han adquirido.

Müelas: Pues sí hay un cambio obviamente. En nuestras personas, es cómo se interpreta y se siente. Cuando lo que anhelas se convierte en hechos reales de tu día a día, y analizas cómo lo estás logrando y cómo lo estás haciendo. Yo creo que eso marca a las personas y las vuelve de una manera.

En la música la onda con La Banda Bastön, al menos en las canciones pues, es que trabajamos cada track por mucho tiempo. Por ejemplo “No me porto bien”, lo desarrollamos desde hace dos años. La letra existe desde hace dos años y hace un año la montamos en el beat.

Zupreeme: Nació hace tiempo pues, y de ahí lo hemos estado trabajando.

Müelas: Exacto.

Pero en el caso de los demás tracks, ¿sería preciso suponer que este nuevo álbum mira más hacia adelante? Me refiero a que no retoma tantas cosas de atrás, sino que estas canciones son más una vista hacia el futuro de la banda.

Müelas: Sí, totalmente. Tenemos más experiencia encima, pero la onda por acá es que todo lo trabajamos con demasiada lentitud. Tenemos gran parte avanzado pero aún no definimos el concepto.

¿Ese concepto se basará en algún aspecto nuevo de producción? ¿O tiene más que ver con una vertiente lírica?

Müelas: En las letras siempre ha habido como esta “doble cara”, y quizás va por ahí. Siempre he intentado abordar las líricas de Bastön con un “Sí, mírame ganar… Pero eso no me sirve de nada, eso es banal”.

Son como cortinas de humo, ¿no? No es que nosotros vivamos engañando a nadie o nada, sino que la vida en sí es un engaño, ¿me entiendes? O al menos la vida como la pintan.

El tema del status quo es un engaño y eso lo tenemos claro. Puedes traer un tipo de ropa y eso no vale nada, es sólo un gusto personal, no marca una diferencia en las personas ni en tu espiritualidad.

Creo que lo importante es entender cual es tu parte en esta película, en esta ficción. Se trata de teatros, interpretar personajes, y creo que eso es lo que quiero hacer en las líricas. Que los rollos de drogas, fiestas, cinismo y demás, sean una especie de elemento sobre el que te reflejas al escuchar mis letras, para que después tú hagas tu análisis de quién eres o qué quieres. Así lo veo.

Sí se siente mucho de eso… En “No me porto bien”, más que sentir “Órale qué bien se la pasan”, sentí más un “Pasamos de trabajar en las calles, de darle duro sin resultados, de superar reto tras reto, a tirar billetes al cielo y pasarla como jefes”. Se ve una Banda Bastön que lo va haciendo bien y está creciendo, pero a mi me interesaría conocer entonces dónde está la dualidad de sus letras, porque ahorita me hablas de lo banal, de que lo interesante es lo profundo, lo de adentro, pero pues a la hora de un show no van a cobrar con abrazos y buenas vibras…

Zupreeme: [Risas] Una vez lo hicimos… Estuvo muy bonito.

¡Ojalá haya sido un MUY buen abrazo entonces!

Müelas: Yo me quedé con hambre [Risas] Pero vaya, regresando a ese tema…

Yo creo que tú lo tienes que mantener real contigo mismo. Todo lo que tú sabes, viene de alguien más. Todos estamos influenciados demasiado por el exterior y cada decisión que tomas no es tuya, es por alguien o algo más, ¿me entiendes?

Se trata de creencias, de alimentarse de los demás y de lo demás. Pero al momento de hacer las cosas, si tienes esto claro, vas a pensarlo mejor y vas a entenderlo mejor. Para empezar, la misión de la vida no es ser feliz, no se puede ser feliz siempre eso es una estupidez. Pero lo que sí puedes hacer siempre es estar aprendiendo, y si estás en un negocio tienes que pensar en el negocio.

Es lo que siempre digo, hacemos rap por amor pero rapeamos por dinero.

Y todas las canciones que tu ves, ninguna fue hecha para darle gusto a nadie en lo absoluto. Bueno, ni siquiera a nosotros. A veces hay tracks que no nos gustan o nada más no nos convencen en cómo quedaron, pero las sacamos y las hacemos porque esa es la necesidad del hombre: Crear.

Ni siquiera es porque “¡Ah! ¡Quiero expresar un trauma que traigo!”, es porque sentimos que podemos hacerlo, que podemos crear, que somos…

Zupreeme: Creador de formas mentales.

Müelas: ¡Ajá! Pero todo es inspirado en algo, ¿cual es realmente tu idea? ¿qué tanto eres tú y qué tanto eres una adaptación de lo demás? Nosotros somos espirituales en el aspecto de que vamos creciendo espiritualmente, ¿sabes?

Yo realmente creo que todo está bien, de ahí nace el ‘Todo Bien’. El planeta se está acabando, nosotros nos vamos a morir, pero estoy bien con eso, acepto eso y sólo digo “pues bueno, todo bien”.

Y bueno a nivel producción, ¿qué cambios existen en este nuevo álbum y cómo percibe La Banda Bastön a estas nuevas generaciones de MCs que vienen? No creo que un lanzamiento sólo pueda quedar en eso, en un “disco”, creo de verdad que además del trabajo personal que conlleva hacer esto, debe haber una especie de expectativa con relación a lo que provoque y pueda influenciar. ¿Cómo ve La Banda Bastön a las nuevas generaciones?

Zupreeme: Pues la diferencia de este a nuestro disco pasado, es que ya teníamos mucho conocimiento. Fue más libre trabajar porque ya nos la sabíamos, ya teníamos shortcuts y eso nos ayudó a conseguir todo lo que quisiéramos para hacer las cosas posibles.

Además, creo que ya conocemos más a nuestro público. Sabemos qué crear al momento de hacer una rola, para que funcione en todos los aspectos. Queremos denotar un cierto avance de un disco a otro. Creo que ha sido mucho de eso.

Creo que ese cambio se percibe incluso en cómo han desarrollado sus letras. La Banda Bastön para mi trascendió del “arreglemos las cosas a golpes y balazos” para convertirlo en “arreglemos las cosas en el micro y con rimas”.

Zupreeme: Y sí, pero lo que a veces desespera es que esa mentalidad la tienen todavía muchos de los “nuevos”. Y bueno… Ni tan nuevos. A mi lo que me da risa es que sean personas de nuestra edad jugándole a tener 23 años, y que después de tanto tiempo nada más no logran nada. Esos no son los “nuevos” la verdad, los nuevos son esta nueva camada de chavitos haciéndolo bien y con cosas bien propositivas.

Yo creo nosotros no nos identificamos tanto con la 2nda generación después de nosotros, sino con la tercera, la de más abajo pues.

Müelas: Yo creo que justamente eso es lo que le falta al hip-hop en México. Letras de peso, líricas chidas, no tanto de “me dejó mi ex” o “mira cómo fumo mota”, porque esos son de los que tiran y tiran pero a la hora de una batalla no se suben, o dicen que “no yo no le tiro a nadie” y cosas de esas, pero se la viven tirándole a un enemigo imaginario.

Por eso tus discos tienen que tener avances, tienen que ser significativos, para que tu público crezca contigo, y a eso le deben de tirar las nuevas generaciones, al contenido.

Cuando La Banda Bastön anunció en 2014 que celebraría su XVI aniversario, muchos se sorprendieron de saber que el dúo originario de la Baja Sur contaba con tanto tiempo en los escenarios, y tantos años de “pasar desapercibidos”.

La realidad, es que La Banda Bastön nunca pasó desapercibida. Pasó por debajo del agua para nosotros quienes no somos seguidores ávidos del género, pero no pasó en silencio frente a periodistas, fanáticos y auténticos creyentes –como lo es el importante Feli Dávalos– de estas enormes propuestas que crecieron fuera de la Ciudad de México, y que eventualmente llegaron a la capital a imponer condiciones de cómo hacer las cosas bien.

De ahí es donde surge el título del WINTEAM. Una dupla que a base de esfuerzo y mucha dedicación a su proyecto, logró no solamente crecer de manera solitaria, sino que consigo, trajo a muchos otros importantes exponentes de la casa Homegrown Entertainment. Hoy son uno de los nombres más importantes en el rap nacional. Uno de los puentes que conectó al público no tan relacionado al género, con los beats y rimas del talento mexicano en materia hip-hop.

Para La Banda Bastön después de tantos años de carrera, todo sigue bien. No importa lo que venga o lo que tenga que pasar, la dupla está seguro de que trabajar es la respuesta y de que mantenerse real, es lo único que importa siempre y cuando sea hacia ellos mismos y su música.

BANNER APP 153




comments powered by Disqus