El gran escape de Damon Albarn


Del brit pop a la reinvención de Blur, la vida extra del melancólico que vio el futuro.


POR Staff Rolling Stone México  



Por Pablo Plotkin.

A las 9:00 am, después de desayunar y entrenar en el parque, Damon Albarn camina hasta esta calle tranquila y algo desolada de West London y se pone a trabajar. Es un barrio donde predominan las construcciones de ladrillos rojos dispuestas en secuencias perfectas, con jardineras saturadas de flores del fin del verano, el olor a comida india que sale de un par de ventanas, el ritmo mecánico de los obreros en los almacenes y el zumbido estático del tránsito de la autopista Westway.

Ubicado frente a una iglesia evangélica chiquita y pintoresca, el estudio de Albarn podría pasar por una fábrica de repuestos para autos,con un portón de hierro color óxido y un viejo cartel publicitario heredado de los antiguos dueños de la propiedad.

No hay ninguna pista en esta fachada que indique que estamos en el laboratorio de uno de los músicos más prolíficos
e innovadores de las últimas décadas, el ideólogo del brit pop que en los años dos mil se reinventó como artista todoterreno,
capaz de escribir una ópera sobre el alquimista de la Reina Isabel, grabar un álbum en su iPad por las rutas de Estados Unidos, componer un musical psicodélico o lanzar uno de los grandes discos de 2015, concebido junto a sus tres viejos amigos durante cinco días de encierro en Hong Kong…

BANNER 1




comments powered by Disqus