El lado más salvaje de Jack White


Su nuevo LP incluye músicos de hip hop y una canción perdida de The White Stripes.


POR Patrick Doyle  



Antes de que Jack White entrara a un estudio de grabación en Nueva York, se puso un reto a sí mismo: pasar sólo tres días grabando una nueva colección de canciones con un grupo de músicos con los que nunca había tocado. Muchos de ellos eran del mundo del hip hop —localizó a músicos que había visto con Jay-Z, Kanye West, Kendrick Lamar y otros. “No tenía idea si seríamos capaces de comunicarnos musicalmente”, dice White. “Pudo haber sido una fórmula para el desastre. Creo que fue muy atractivo para mí”.

En 10 minutos, White supo que su plan funcionaría. “Tocamos música increíble”, dice. “Algunas de esas canciones podrían ocupar el lado entero de un álbum, como un disco de Miles Davis o de Funkadelic. Después alguien haría algo y otro estado de ánimo cambiaría el cuarto”. White reservó tres días más con diferentes músicos en Los Ángeles, y luego se llevó la música a su casa para editarla y agregarle nuevos elementos, como Davis hizo en Bitches Brew. El resultado es Boarding House Reach, el LP más desenvuelto de White hasta el momento, introduciéndolo a él como el líder de diversas sesiones extensas e improvisadas con pizcas de psicodelia, jazz, fuegos artificiales de guitarra y trucos digitales. “Me dolió un poco el tener que reducir algunas de estas canciones, pero quería hacerlo posible en 2018”, menciona. “El disco completo, para mí, es increíblemente moderno. Quería tomar punk, hip hop y rock & roll y canalizarlo todo en una cápsula del tiempo de 2018”.

Después de una intensa gira detrás de sus dos álbumes como solista, Blunderbuss de 2012 y Lazaretto de 2014, White había descansado aproximadamente dos años. “Quería estar con mis hijos lo más posible mientras ellos estuvieran en edades de un solo dígito”, cuenta. Para empezar a escribir música, rentó un departamento cerca de su hogar en Nashville. “La idea fue usar exactamente el mismo equipo que usaba cuando tenía 14, el mismo rollo y la misma mezcladora, y decir: ‘Si yo hubiera sabido en ese entonces lo que sé ahora, ¿qué habría hecho diferente?’”. La primera canción que escribió fue “Connected by Love”, una súplica de perdón llena de sintetizadores por un humilde examante que tuvo que cortar todos sus lazos (White dice que es ficción). La canción inicialmente se llamaba “Infected by Love”. “Pensé que las personas convertirían eso en: ‘¿Tienes una ETS o algo?’”, White dice, riendo. “Aún estoy aprendiendo sobre esa canción. La melodía venía directo de mi instinto”.

Una vez que estaba tocando con las bandas que había reunido, White decidió revivir una de sus favoritas: la frenética “Over and Over and Over”, la cual había escrito 13 años atrás y había intentado grabar con The White Stripes, The Raconteurs y hasta en un proyecto colaborativo con Jay-Z. “Se la iba a entregar a mis nietos”, White bromea. “Era algo así como mi ballena blanca. La perseguí y perseguí hasta que, finalmente, funcionó”. White llevará las canciones de gira a principios de mayo. Como en años recientes, dará conciertos dos semanas y descansará otras dos para así poder pasar tiempo con sus hijos. “Yo salgo de gira como no debería hacerlo. No es buena idea hacer dinero y pagar por todos los autobuses y esas cosas”, dice, añadiendo que quiere llevar su espectáculo en vivo “a un nuevo lugar con nuevos músicos”. White no planea llevar consigo dos diferentes bandas; en 2012, viajó tocando noches diferentes con agrupaciones de sólo hombres o sólo mujeres. La gira incluirá diversos festivales de verano como Governors Ball de Nueva York. “Ahora cada músico ahí fuera debe tocar en festivales, le guste o no”, se queja.



comments powered by Disqus