El lado oscuro


San Pascualito Rey proyecta momentos de altibajos emocionales en ‘Todo nos trajo hasta hoy’.


POR Natalia Cano  



Foto: Facebook San Pascualito Rey

La fotografía de la portada en Todo nos trajo hasta hoy retrata un cúmulo de experiencias que han llevado a los integrantes de San Pascualito Rey a ser una de las bandas de rock más propositivas de la escena musical en el México contemporáneo: un viejo sampler utilizado en su disco debut, Sufro, sufro, sufro (2003); un monedero azul de metal que aportó el guitarrista Alex Otaola en honor a su amiga y compañera en Santa Sabina, Rita Guerrero; el cuadernillo que Pascual Reyes solía usar para escribir las letras de las canciones de la banda; una pintura con la mano del bajista Juan Morales y un bolso estilo cartero, propiedad del baterista Luca Ortega.

Todos los objetos ahí reunidos reflejan las diferentes etapas que ha vivido la agrupación en 17 años de vida, incluido el complejo proceso que enfrentó durante los dos últimos años para dar vida a su nueva entrega discográfica, lanzada en febrero pasado y que trajo como uno de los sencillos “En la oscuridad”, un tema a dúo con el líder de No Te Va Gustar (NTVG), Emiliano Brancciari. “En el afán de no repetirnos y no caer en las mismas cosas que ya habíamos hecho, hubo muchas fricciones creativas entre nosotros, algunas de ellas muy profundas”, cuenta el vocalista Pascual Reyes.

“No lográbamos acordar para dónde llevar una canción, o la otra, o quién la llevaría y fue un jaloneo, a veces hasta violento”. Con la ayuda del productor argentino y ganador del Grammy latino, Camilo Froideval, el grupo logró superar esas diferencias y conciliar a favor de la música para crear Todo nos trajo hasta hoy, su primer disco de estudio en seis años. Se trata de un álbum con 12 piezas en las que redefinió su sonido a través de texturas que oscilan entre el rock alternativo, el trip hop y la cumbia, con fuertes influencias de bandas como Queens of The Stone Age, en canciones como “En la oscuridad”. Tras la experiencia de trabajar con Toy Selectah y Maurizio Terracina como productores de Valiente, su álbum de 2011, la banda apostó por Froideval, a quien conocieron años atrás cuando concibieron dicho álbum en los estudios de Molotov, Topetitud, ubicados en el barrio de Coyoacán de la Ciudad de México.

BANNER CONTINÚA LEYENDO 168



comments powered by Disqus