El largo y sinuoso camino de Clapton y Beck


Los dos guitarristas más legendarios del rock se preparan para una serie de conciertos históricos. Por ello han decidido hacer una pausa para hablar de los secretos de su arte, de sus héroes del blues y de las viejas rivalidades…


POR Staff Rolling Stone México  



Los dos guitarristas más legendarios del rock se preparan para una serie de conciertos históricos. Por ello han decidido hacer una pausa para hablar de los secretos de su arte, de sus héroes del blues y de las viejas rivalidades...

Los dos guitarristas más legendarios del rock se preparan para una serie de conciertos históricos. Por ello han decidido hacer una pausa para hablar de los secretos de su arte, de sus héroes del blues y de las viejas rivalidades .

Por David Fricke

30235280-30235281-slargeEs de mañana, el frío es asesino y Eric Clapton de 64 años y Jeff Beck de 65 –dos de los guitarristas más revolucionarios e influyentes del rock & roll– están sentados frente a un fuego crepitante en la sala de la casa de campo de Beck, situada en Wadhurst, Inglaterra y construida al estilo Tudor en 1591. La casa ha sido reconstruida con la madera original, por dentro y por fuera. Los guitarristas buscan un poco de calor tomando té y devorando emparedados de queso derretido mientras conversan y se disparan mutuamente acordes y solos a través de las guitarras de la colección de Beck.

Beck toca algo de T-Bone Walker, así como un fragmento de “Foxy Lady”, de Jimi Hendrix en una Stratocaster blanca; Clapton salta sobre los acordes y toca unas cuantas figuras hirientes en una Telecaster 1954 hermosamente curtida. Mientras Clapton y Beck tocan y platican, surgen por ahí otros nombres y recuerdos de los años sesenta, justo de la época en la que los dos ya eran los primeros superastros de la guitarra británica. Sin embargo, en esos tiempos, el par sólo se conocía de lejos, a través de los discos y sus reputaciones.

beck_claptonBeck describe la primera vez que vio a Clapton con Cream en Londres, en el club Marquee. Corría el año de 1966: “Vi a tres chicos en el paraíso, creando una música grandiosa. Eran como una gigantesca máquina al acecho”. Clapton rememora su inmediata y muy profunda conexión con Hendrix, justo después de tocar juntos, en el otoño de 1966: “Sentí que fue algo decisivo el haber conocido a otra persona tan enamorada del blues, alguien que avanzaba exactamente por el mismo sendero”. Y durante un buen rato, Beck y Clapton se sumergen en los extraños y sorprendentes detalles de la historia que comparten con The Yardbirds, el grupo británico de blues psicodélico que se convirtió en el punto cero del heroísmo guitarrero en el Reino Unido. En tan sólo seis años, las diversas alineaciones de la banda ostentaron a Clapton, Beck y Jimmy Page en la guitarra líder y precisamente en ese orden.

“Me encontraba en casa de Jimmy”, comenta Beck, explicando cómo reemplazó a Clapton en dicho grupo en 1965. “Jimmy tenía la mejor colección de discos, y su madre siempre le compraba los mejores equipos de sonido. Él me dijo, ‘¿Qué te parece esto?’ Y puso ‘Five Long Years’” –una versión lenta y candente de la original de Eddie Boyd que The Yardbirds incluyó en el álbum Five Live Yardbirds, grabado con Clapton en 1964–. “El solo que tocas ahí” dice Beck dirigiéndose a Clapton, “es una maravilla. Pensé: ‘Esto suena a Buddy Guy, a Elmore James’”.

contenido 2 ok



comments powered by Disqus