El regreso del Sir


Elton John fue rechazado por su disquera, libra una batalla contra su madre y tiene ciertos arrepentimientos de lo ocurrido en los años ochenta. Entonces, ¿por qué es tan feliz?.


POR Staff Rolling Stone México  



Por Stephen Rodrick.

Elton John está sentado frente a un gran piano rojo, recuerdo de sus días en Las Vegas, enfundado en el mismo pantalón café que portaba durante nuestro último encuentro, hace dos días. Hoy tiene un ensayo en el Wiltern Theatre en Los Ángeles, a fin de prepararse para el show que apoyará su 32º producción, Wonderful Crazy Night, y está discutiendo con el equipo acerca de las vocales. Parece que el equipo no ha obtenido las vocales que quería, a lo que John contesta cantando: “You’ll know when my tits/Goes up your ass”.

Todos ríen, y Elton canta algunos acordes de Oklahoma! antes de comenzar a interpretar en un rango de bajos, líneas que no están incluidas en el original de Rodgers y Hammerstein: “Why do all the queers come from Tulsa?/Why do all the fairies live in Oklahoma?/I think I’ll move there next to you!”.

BANNER CONTINÚA 155




comments powered by Disqus