El último viaje de Jimi


Planes épicos, problemas terrenales y la música más dulce. Los últimos frenéticos meses y las grabaciones inéditas del dios de la guitarra…


POR Staff Rolling Stone México  



Planes épicos, problemas terrenales y la música más dulce. Los últimos frenéticos meses y las grabaciones inéditas del dios de la guitarra...

Planes épicos, problemas terrenales y la música más dulce. Los últimos frenéticos meses y las grabaciones inéditas del dios de la guitarra

POR David Fricke

Sin título-1La tarde del 26 de agosto de 1970, Jimi Hendrix atravesó la puerta principal del edificio ubicado en la esquina de la Calle 8 y la 52 West en el distrito de Greenwich Village, en Nueva York, y se adentró en el paraíso. Los Estudios Electric Lady eran suyos y las instalaciones constituían lo más avanzado en materia de grabación. Hendrix había supervisado personalmente muchos de los psicodélicos detalles, incluyendo el mural de una mujer, pequeña y delicada como un elfo, que manejaba el tablero de comandos de una nave espacial.

Esa noche se celebraría la fiesta oficial de inauguración. Los invitados, entre ellos gente de la talla de Johnny Winter, Yoko Ono y Mick Fleetwood, saborearon toda clase de platillos japoneses en el estudio A, en donde Hendrix solía almacenar sus torres de amplificadores.

jimi3Hendrix, sin embargo, no se sintió contagiado por el embeleso de los demás. A pesar de haber sido uno de los artistas más exuberantes del rock, fuera del escenario no era más que un joven intensamente penoso y reservado, y por ello, esa noche se mostró distante e incluso abatido, y pasó la mayor parte del tiempo sentado en una asiento de peluquería ubicado en una de las esquinas del área de recepción.

jimi2

Ésa noche sería la última que pasaría en los Electric Lady. Hendrix murió en Londres tres semanas más tarde. A los 27 años.

El estudio que supuestamente debía fungir como un santuario para el guitarrista se convirtió gradualmente en una fuente de estrés y frustración. Le costó mucho trabajo recaudar fondos para la construcción, a pesar de las exitosísimas ventas de sus discos. Además, habría que añadir los constantes cambios en la alineación de su banda y las peleas con su manager. Pero incluso en los puntos bajos, el guitarrista seguía buscando, como él mismo señala en “Straight Ahead”, una de las canciones que escribió en esa época.

contenido 2 ok



comments powered by Disqus