El vampiro de Hollywood


Bienvenido a la mediana edad, Manson: Más gimnasio, menos absenta y su mejor álbum en años


POR Staff Rolling Stone México  



Bienvenido a la mediana edad, Manson: Más gimnasio, menos absenta y su mejor álbum en años

Bienvenido a la mediana edad, Manson: Más gimnasio, menos absenta y su mejor álbum en años

Por Erik Hedegaard

Usualmente, cuando Marilyn Manson se va a dormir, el amanecer ha llegado, y cuando despierta, la inclemente oscuridad se acerca. Hace lo que quiere. Si quiere sábanas negras y la temperatura permanentemente ajustada a 18 grados, lo obtiene. Otro ejemplo: Digamos que quiere hacer el amor sobre esas sábanas con su novia, la fotógrafa Lindsay Usich. Primero, nada de luces encendidas. “Soy muy tímido, pese a lo que podrías imaginarte”, dice. Segundo, la ropa interior no debe ser bajada más allá de sus tobillos. “Tengo temor de que la casa se incendie, no quiero estar desnudo”, dice. Y, finalmente, cinco es el número mínimo de veces que el acto de “congreso sexual” –como él lo llama– debe realizarse durante un día, con 10 siendo el máximo más reciente. Y esto a la edad de 45, aunque parece casi imposible.

Pero, ¿qué es posible en la figura de Manson? Entre otras cosas, su nuevo álbum, The Pale Emperor, que casi iguala a Antichrist Superstar, LP que en 1996 lo sustrajo del desolado paraje post grunge de Florida y lo elevó directamente a la cima, muy a disgusto de la derecha cristiana, que en 1999 intentó culparlo de los horrores acaecidos en la masacre de Columbine. Pero Superstar era un conjunto de ritmos siniestros e industriales, y The Pale Emperor es más bluesero, repleto de sintetizadores, razonablemente apto para la radio y lleno de extraños chillidos y tormentos, incluyendo el sonido de coyotes engullendo una presa. Muchas de sus canciones, entre ellas el sencillo “Third Day of a Seven Day Binge”, fueron grabadas en una sola toma, ignorando los consecuentes esfuerzos por pulirlas. “Es sucio”, dice Manson, visiblemente feliz.





comments powered by Disqus