El viajado triunfo de The 1975


Se ha convertido en una de las bandas más grandes del rock gracias a un descamisado y peculiar tipo que canaliza sus problemas personales en ganchos musicales.


POR Staff Rolling Stone México  



Por Patrick Doyle.

Matt Healy mete la mano en una bolsa de plástico y prende el tercer churro que se ha fumado en la última hora, para después sacarlo por la ventana de su suite en un hotel de Nueva York. “Fumo mota como otros beberían alcohol, como si nada”, dice Healy con su marcado acento de Manchester al tiempo que mira hacia el horizonte de Jersey, que se extiende más allá del río.

El vocalista de 26 años de edad confiesa sus otras compulsiones: Morderse las uñas, checar su teléfono, fumar cigarrillos uno tras otro y masturbarse. “Me cuesta trabajo estar sin hacer nada”, dice. “Solía pensar que realmente disfrutaba mi propia compañía, pero no era así. Sólo me gustaba consumir drogas”.

BANNER CONTINÚA 156




comments powered by Disqus