El sueño hecho realidad, Blondie, un proceso creativo musical.


Sobre su trayectoria, sus búsquedas creativas y otros temas, conversamos con la adorable vocalista, Debbie Harry y el guitarrista Chris Stein.


POR Staff Rolling Stone México  



Sobre su trayectoria, sus búsquedas creativas y otros temas, conversamos con la adorable vocalista, Debbie Harry y el guitarrista Chris Stein.

Por Iván Ríos Gascón

La evocación del CBGB neoyorquino nos remite a una buena cantidad de bandas legendarias como The Ramones, Plasmatics, Television, The Dead Kennedys, Patti Smith, Talking Heads o Elvis Costello, que hicieron de aquel club ubicado en el 315 de la calle Bowery, una verdadera caja de Pandora.

En aquel escenario del Lower East Side de Manhattan, desfilaron casi todos los grandes y de todas las generaciones, hasta su cierre definitivo en el año 2006. AC/DC, Bad Religion, B52’s, The Dandy Warhols, Sonic Youth, Pearl Jam, Lou Reed, The Fleshtones, Green Day, The Libertines, The Strokes y la lista es interminable.

El epicentro del new wave de los años setenta, CBGB fue la pista de despegue de Blondie, banda etiquetada como post punk, aunque sus hits a nivel mundial, no emanaron de sus primeros discos, Blondie y Plastic Letters. Fue hasta el tercer álbum, Parallel Lines (1978), que tuvieron éxitos rotundos como “Heart of Glass”, “Sunday Girl” y “Picture This”, quizá porque al experimentar con otros ritmos, el rumbo de la banda adquirió una dirección que los mantiene en órbita a casi cuatro décadas y 10 álbumes de estudio.

De hecho, es curioso que “Heart of Glass” se haya posicionado en el Billboard por sus coincidencias con el sonido de los Bee Gees y la música disco.

De cualquier modo, Blondie es memorable por temas como “Atomic”, “Rapture”, “Call Me”, “The Tide is High” o “Mother”, y es casi una presencia ubicua en el soundtrack de cada década. Sobre su trayectoria, sus búsquedas creativas y otros temas, conversamos con la adorable vocalista, Debbie Harry y el guitarrista Chris Stein.

¿De los años setenta a la fecha, cómo sintetizarían la historia de Blondie?

Chris: Borrosa [risas]. Recuerdo algunas cosas, otras las he olvidado –o mejor dicho– prefiero olvidarlas. Es una larga, larguísima historia, y cuando te vas haciendo viejo, pues ¿qué podría quedar en tu cabeza?
Debbie: Yo lo veo como un sueño hecho realidad. Como una maravillosa etapa no exenta de claroscuros.

¿Cuál es su recuerdo más poderoso de CBGB?

Debbie: ¡Subir al escenario! Encontrarte con los amigos. Era un club sensacional. Las pintas en las paredes, el techo de aspecto frágil, en todos los rincones podías hallar intimidad. El CBGB era excitante. Te hacía sentir que el mundo se comprimía a tu alrededor y, por supuesto, fue el sitio en que comenzamos, también donde conocimos a gente fascinante.

Chris: Para mí, el CBGB me hacía esperar con ansiedad los fines de semana, pensaba en el momento en que se abrirían sus puertas, era parte de mi modo de vida.

¿Cómo es que han logrado mantener a la banda en un sitio relevante de la escena musical a tantos años de distancia?
Chris: A ciencia cierta no lo sé. Ahora la gente está dispuesta a escuchar de todo. Se han dado muchos cambios: En las texturas musicales, las corrientes, los estilos, en la composición, hay una multitud de ofertas que pueden funcionar o no, aunque nosotros nos hemos ido transformando. Quizá esa sea la razón por la que Blondie se mantiene.
Debbie: Yo opino que se debe al proceso creativo de nuestra música, a las canciones y a la interpretación. Lo mejor de esto surge cuando dicen que hemos sido una influencia positiva para nuevos grupos o, incluso, que nos han copiado. No me gusta la segunda idea. Prefiero el concepto de banda influyente, pues nosotros también hemos aprovechado la influencia de diversos ritmos y corrientes, lo que se refleja en cada uno de nuestros discos.

¿Cuál es su canción favorita?

Chris: La que le guste a la audiencia. La que prenda más al público. Mmm… Hay tantas canciones que prefiero no mencionar una sola, ya que podría arrepentirme. Entonces te diría que mi tema favorito es el que le guste al público británico, al público estadounidense, al latinoamericano.
Debbie: Coincido con Chris. Es difícil ser tan radical a la hora de hablar de tu propia música.

¿Qué es lo que tienen en mente a la hora de concebir un álbum?
Chris: Es una auténtica vorágine de cosas que confluyen en un mismo punto. Muchas imágenes, ecos, dimensiones y texturas.
Debbie: Pensamos en una escena. Un historia independiente, digamos algo que aún no hayamos hecho. Y como las historias cambian por sí mismas, nos concentramos en narrar lo que hay alrededor, digamos, de una imagen.

¿Y, por ejemplo, “Mother”?

Debbie: “Mother” surgió a partir de los sentimientos más intensos que he experimentado a lo largo de los diversos ciclos de mi vida. En ese track están presentes todos mis amigos. Está todo lo que he disfrutado, las emociones más fuertes, buenas y malas; esa canción en particular, emergió como una retrospectiva de lo que había vivido. Los éxitos y las frustraciones: Cuando la escribimos, vinieron a mi mente muchas escenas importantes, episodios de felicidad y de tristeza, incluso muchas cosas que creía haber olvidado pero que volvieron mágicamente. “Mother” es una canción que le gusta a mucha gente porque, como a mí, les hace recordar una época determinada de su vida.

¿Cómo es el proceso creativo de la banda?

Chris: Empiezo por establecer una armonía con los instrumentos. El bajo, la batería, los teclados. Ocasionalmente me apoyo en la computadora, aunque no suele suceder con frecuencia. Digamos que el aparato sólo me sirve para ajustar ciertos detalles de la canción. Son una variedad infinita de elementos que hay que tomar en cuenta, cada canción representa mucho, muchísimo trabajo.

Blondie visitará México para presentarse en el festival Corona Capital, donde compartirán escenario con bandas como Imagine Dragons, Deadmau5, Queens of the Stone Age, M.I.A. y muchos más grupos. Aquí el cartel completo.



comments powered by Disqus