Shirley Manson está de vuelta


Tanto Garbage como su líder, están de regreso con una vibra más madura, pero conservando su esencia.


POR Staff Rolling Stone México  



Tanto Garbage como su líder, están de regreso con una vibra más madura, pero conservando su esencia.

Por Romina Pons

La última parada del tour mundial Not Your Kind Of People de Garbage fue la Ciudad de México, donde Shirley Manson se emocionó tanto que rompió en llanto. No era para menos; los fans chilangos habían esperado ocho años para poder volver a ver a la banda conformada por Duke Erikson, Steve Marker, Butch Vig y Manson de nuevo, en el Domo de Cobre.

Sobre su regreso a los escenarios, Shirley nos comentó que “fue increíble, como un sueño hecho realidad. Es muy emocionante, una banda con nuestra trayectoria sólo lo logra porque ama tocar en vivo y después de tantos años, nos hemos vuelto bastante buenos,” dice mientras suelta una carcajada. “Además amamos a nuestro público y lo respetamos lo suficiente como para entregar lo mejor de nosotros cada noche. Es difícil, tanto física como emocionalmente, pero vale mucho la pena”.

Una Shirley sencilla y risueña, recuerda que el sentimiento imperante al regresar a grabar, fue sencillamente, de libertad. Lo que más le hizo falta durante los años que no estuvo con Garbage, fue precisamente caminar con ellos en la misma dirección. “Lo que más extrañé fue compartir un objetivo con el resto de la banda, tener un sueño en común con un grupo de personas que además quieres. Creo que mientras crecemos, cada vez nos comprometemos menos a estas cosas. Como adultos, es común que cada quién persiga sus propios objetivos de forma separada, pero cuando estás en una banda, haces todo junto con la demás gente y todos buscan el mismo sueño. Salen tus demonios, todo lo que te asustó, te lastimó o frustró, pero también todo lo que te provocó felicidad. Es un sentimiento muy excitante como adulto”.

Y ahora, con el pasar de los años, supongo que tu perspectiva es distinta…

Así es, justo ayer hablaba con mi esposo mientras manejábamos en Madison [la ciudad natal de Garbage] y le pregunté ‘¿Quién era yo hace 10 años en esta ciudad?’ Ni siquiera me siento relacionada a esa persona, no sé quién era esa criatura. Me siento tan distinta.

Creo que es bueno, si eres la misma siempre, algo está mal.
Eso creo, pero cambiar también es muy difícil…

Hablando de cambios, ¿cómo te has adaptado a los nuevos esquemas de la industria musical?
En algunas cosas ha cambiado mucho pero en otras sigue igual. Tienes el público en general, que lo que quiere es escuchar música. Tienes los medios, que aunque hayan evolucionado siguen siendo medios y tienes a lo empresarios, que quieren hacer dinero de todos los implicados, por lo que para mí no ha cambiado mucho. Sin embargo, ahora tenemos Facebook y Twitter y una relación recíproca con los fans. Esto tiene cosas negativas, pero más cosas sorprendentes, me genera felicidad y confort. Hace años salías de un concierto y no tenías feedback de los fans, ahora sales y la gente que estuvo ahí viéndote te escribe y te comparte su experiencia y eso, se siente increíblemente bien. ¡Es espectacular!

Cuando escucho lo viejo y lo nuevo de Garbage siento muchas diferencias, pero sigo escuchando la misma esencia, ¿tú también?
Definitivamente. No sé como lo hemos logrado pero me parece impresionante. Tomamos lo que en realidad importaba del pasado, lo que tú llamas esencia, y lo transportamos al sonido nuevo. Pero, nunca nos ha dado miedo cambiar y crecer, como personas y como artistas.

EN BUSCA DE LA IGUALDAD
A Shirley siempre se le ha catalogado como una mujer feminista, una visión que ella no comparte. “No creo en el poder femenino perse, creo en la igualdad entre hombres y mujeres. También quiero que las mujeres sepan que somos tan buenas y tan capaces como nuestras contrapartes masculinas”. Afirma que aunque parezca lo contrario, este balance aún no se ha logrado en la música. “Por un lado hay mujeres extremadamente exitosas: Lady Gaga, Rihanna, Beyoncé, Katy Perry; son maravillosas, inteligentes, simpáticas y piezas claves en la industria. Sin embargo creo que para poder llegar a donde están, tienen que ser lo que yo llamo ‘la porrista’. Todas son hermosas, tienen un físico increíble, son populares. Lo que me molesta es que se siguen generando ciertas expectativas en torno al éxito de las mujeres: no sólo debes ser talentosa, trabajadora y exitosa, sino además, debes parecer una supermodelo y aparecer en las revistas de moda. Me preocupa porque yo quiero saber sobre las mujeres que no son las más populares de la escuela, las que no son despampanantes y honestamente, no creo que tengan la oportunidad de hacerse escuchar. Creo que en la industria musical actual, eres criticada si no buscas darle gusto a todo el mundo y eso me molesta. Las mujeres no son tratadas como artistas de la misma manera que los hombres. Ellas son más valoradas como intérpretes, gente que divierte y no tanto como compositoras, escritoras, o voces que ofrezcan algo de contenido. Eso me preocupa.” Pero para Shirley, la falta de igualdad más preocupante no se vive dentro de la música, sino en la vida real y en situaciones marginales. “He sido muy afortunada y quiero mostrar mi apoyo a esas mujeres que han tenido menos fortuna que yo”.

Hablando de mujeres, Manson lanzó un sencillo para el pasado Record Store Day, donde canta “Because The Night” de Patti Smith junto con Marissa Paternoster, vocalista de The Screaming Females, banda con la que compartieron varias fechas del tour. “Ambas fuimos muy influenciadas por Patti Smith, y nos pareció una excelente canción para cantarla en nuestra gira. La cantamos dos o tres veces y la disfrutamos tanto, que decidimos grabarla y lanzarla”.
Garbage entrará al estudio a principios de agosto para trabajar en su nuevo material. “Pero antes descansaremos un poco, lo merecemos y extrañamos a nuestras familias,” comenta a modo de despedida Shirley, con una voz calmada y feliz. Que descansen un tiempo, se lo merecen.

Garbage en México

Picture 1 of 7

Garbage en México por Óscar Villanueva



comments powered by Disqus