Las huellas de las dudas


Trent Reznor está de vuelta para asumir el control de Nine Inch Nails


POR Staff Rolling Stone México  



Trent Reznor está de vuelta para asumir el control de Nine Inch Nails

Por Ben Mitchell
Foto sup.: Verónica Galicia
Foto int.: Giancarlo Viloria

Es un día caluroso, californiano y acaba de pasar la hora del almuerzo. Estamos dentro de una gran bodega en Van Nuys, un insulso distrito de Los Ángeles. Trent Reznor está tomándose un descanso tras haber pasado un buen rato ensayando con la alineación que en vivo dará vida a Nine Inch Nails. Incluso bajo la luz fluorescente del almacén sin ventanas donde estamos charlando, sentados ante una desgastada mesa, este hombre de 48 años luce bronceado y saludable. Lleva puestas unas botas negras, unos pantalones cortos del mismo color y una camiseta verde sin estampados. Sus fuertes bíceps indican que se ha estado preparando para la inminente gira y que estos preparativos, van más allá de la modificación de ciertos arreglos musicales. “No hay nada más estimulante que estar de pie y sentirte desnudo de cara a una muchedumbre”, dice. “Paso dos horas diarias mejorando mi ritmo cardíaco. Me levanto muy temprano, corro y luego hago ejercicio en mi patio trasero. Pesas y cosas por el estilo. Después vengo a ensayar. Así es mi emocionante vida”. Tras una larga pausa de cuatro años, Reznor y Nine Inch Nails están de vuelta con su disco número ocho, Hesitation Marks. El cantante deseaba hacerse al margen y ponerse a prueba con otros proyectos, entre ellos la música para la versión hollywoodenese de The Girl With the Dragon Tattoo, lanzada en 2011. Asimismo, Reznor grabó con How to Destroy Angels; un cuarteto con su esposa, Mariqueen, madre de sus dos hijos, Lazarus y Balthazar. Tras haber colaborado en una banda sonora –en donde él fungió sólo como subordinado– y al interior de un grupo democrático, Reznor ha vuelto a tomar las riendas. “Me sentía ansioso por sumergirme en alguna cosa donde pudiera estar al frente”, dice. “Una parte de mí seguramente anhelaba retomar el papel de dictador. Pero luego de dos semanas de administrar microscópicamente cada maldita molécula obtuve lo que pedía”. De pronto, Reznor tuvo que dedicarse inesperadamente a la administración de recursos humanos, ya que en los últimos meses tanto el bajista Eric Avery, como el guitarrista Adrian Belew, abandonaron Nine Inch Nails. “Todo se reduce a la química”, afirma Reznor. “Estoy abordando este asunto delicadamente, porque deseaba que funcionara y desgraciadamente no ocurrió. Pero ahora todo ha mejorado. Hasta donde sé, no hay resentimientos”.

ZINIO



comments powered by Disqus