‘T2’: la secuela de la icónica ‘Trainspotting’


Nueva cinta de culto en casa.


POR Daniela Nuño  



Fotos: Cortesía de Sony Pictures

20 años pasaron desde que se estrenó la cinta Trainspotting en los años noventa, y de nueva cuenta este grupo de atrevidos actores, liderados por Danny Boyle, volvieron al set para habitar la piel de aquellos personajes icónicos que tocaron a muchos creando un mundo en el que nada está demasiado lejos, y todo puede ser llevado al extremo. “Creo que ninguno de nosotros formó parte de un trabajo tan resonante culturalmente desde entonces. El tiempo fue sin duda parte de esto. Un segmento completo de la sociedad era invisible en los medios. Las personas que vivían en este mundo externo no tenían voz y, ciertamente, no había nada divertido en ese ámbito ni en decir que sus habitantes no tenían nada que ofrecer excepto desesperación, degradación y depresión. Pero de pronto estas personas tenían voz y en realidad podías disfrutar de su compañía”, señaló Ewen Bremner, actor de origen escocés, quien dio vida en las dos cintas a Spud y que con motivo del lanzamiento de la cinta en formato casero (DVD y BluRay) sostuvo una charla con Rolling Stone, sobre su personaje, la historia y cómo le cambió la vida.

Sin duda, Spud es uno de los personajes más icónicos del cine, ¿Qué piensas de él?
Fui la primera persona en disfrutar de mi personaje, cuando Danny Boyle me preguntó si quería interpretar a ese personaje, dije que sí inmediatamente. Empecé a recordar a las personas y experiencias de mi vida cuando vivía en Escocia para ver qué podía tomar para hacer el rol. Danny empujó a tomar esas ideas, creó un mundo muy realista, surrealista. Es impresionante cómo un director puede crear un mundo tan loco, tan absurdo.

Cuando nos encontramos con Spud después de 20 años, no parece ser él. Lidia contra la adicción hace mucho tiempo, constantemente cae en el abismo a pesar de que tiene un hijo y una pareja de la cual está alejado. Intenta mantener todo en orden, pero sin demasiado éxito.

¿Qué tal tu experiencia de volver al set con Danny Boyle?
Trabajar con Danny fue genial, todo aquel que trabaja con él lo ama y es feliz. Es muy generoso con los actores, confía mucho en ellos, los deja improvisar y sorprenderlo con eso. Su metodología no cambia, pero cada vez su experiencia es más sorprendente. Le gusta la diversidad de materiales, de situaciones dentro del filme. Se centra mucho en la edición de la película, de la historia, es perfeccionista.

Él es capaz de ponderar las expectativas que las personas tienen para esta película y su significado en la cultura pop. Sería fácil para un director tratar esto como un proyecto por los números: marca los cuadritos y logra que coincida con la plantilla del original. Pero Danny entiende que la cinta original tuvo un impacto.

¿Cuál es la parte que más disfrutas de Trainspotting?
Tengo muchas partes favoritas de la película, me encanta la escena cuando Francis está en prisión y trata de escapar, siempre me da risa. Otra es la secuencia que me gusta es la final, donde todos estamos en el bar. Es importante que haga honor a la cinta original. Trainspotting es querida y apreciada por todos nosotros. No podíamos hacer la misma película, pues el público se hubiera decepcionado. Y tampoco podíamos hacer algo totalmente distinto; también hubiera sido una desilusión. Es un equilibrio difícil lograr que T2 se pueda disfrutar sin haber visto la primera parte.

¿Qué características de Spud compartes con él?
Las similitudes entre Spud y yo es que somos optimistas, su sentido del humor, es feroz, es compasivo, su sentido de la aventura, esas son algunas características que nos parecemos. Me gustan los personajes que me dejan explorar más allá del guion.

¿Cómo cambió tu vida interpretar a Spud?
Este personaje cambió mi vida en diferentes niveles, me dio una manera distinta de ver las cosas, de explorar un personaje, de tomar la confianza del director y hacer algo magnífico, extraordinario, auténtico. Me dio mucho entendimiento de lo que buscan los directores. Abrió puertas para mí para muchos proyectos. También cambió mi vida porque ya no soy tan antisocial como antes, las personas quieren hablar sobre mi personaje, cambió la relación con mi contexto. Después de la primera película me sentía muy ansioso, nervioso, incómodo con que la gente me pidiera fotos o autógrafos, pero fue cambiando y se convierte menos estrenaste y más cómodo. Ya no me incómoda más, pero igual es válido cuando no quiero hablar, soy una persona normal.

Ewan McGregor mencionó alguna vez que estabas muy nervioso antes de regresar al set para esta segunda parte, ¿Es verdad?
Después de 20 años de la primera película, claro que estábamos nerviosos porque nuestros personajes ya eran reconocidos y a muchos les encantó la primera película, no queríamos decepcionar a nuestros fans, las expectativas eran muy altas. Hacer una buena película es muy difícil, más si es una segunda parte de algo que ya fue todo un fenómeno.

¿Por qué crees que la gente debe tener esta segunda película en casa?
Las personas tienen que tener esta película porque habla mucho sobre la existencia humana, sobre la tragedia de la masculinidad, sobre el crecer, sobre dejar de ser jóvenes, sobre la ficción que se convierte en recuerdos. Ambas películas se justifican entre ellas. El DVD tiene secciones especiales para que conozcan y expandan más a fondo este proyecto y escenas que les van a gustar al público.



comments powered by Disqus