Fina piel camaleónica


Vanessa Bauche ocupa el trono de las interpretaciones.


POR Álex Carranco  



Vanessa Bauche ocupa el trono de las interpretaciones.

Aquella figura se adelantó para atravesar la puerta; un cuadro que para muchos nunca ha tenido sentido, la atrapó. Reflexionó y no dijo una palabra. Un momento para recordar que ella, además de ser una de las actrices más activas en la industria cinematográfica (Amores perros, Los tres entierros de Melquiades Estrada, Un embrujo, Un dulce olor a muerte, La máscara del Zorro y Piedras verdes, entre otras, además de participar en varias obras de teatro), es una apasionada del ritmo que sólo el arte proyecta.

Nunca ha estado sola, sus personajes la habitan, les da vida para volverlos memorables. Y cada uno de ellos se desarrolla, en gran parte, por su gusto musical. “La música me acompaña en mis procesos creativos todo el tiempo. Es raro que no esté presente, tengo una librería de soundtracks interna, me ayuda mucho a crear”, dice Vanessa, la persona que se ha quitado la piel de otros y que enrolla una sábana de seda llena de emociones.

“Para mí la musicalización es básica para los estados de ánimo, como método inductivo; la sonorización. Es indispensable el acompañamiento auditivo para la creación artística de mis personajes, incluso, construir atmósferas”.

BANNER 1




comments powered by Disqus