Florence Welch: La Bruja Buena


Cómo la artística y etérea Florence Welch se convirtió en la Stevie Nicks de la generación de ‘Twilight’


POR Staff Rolling Stone México  



Cómo la artística y etérea Florence Welch se convirtió en la Stevie Nicks de la generación de 'Twilight'

Cómo la artística y etérea Florence Welch se convirtió en la Stevie Nicks de la generación de ‘Twilight

Por Vanessa Grigoriadis

Florence-And-The-Machine-Interviewed-On-Colbert-ReportFlorence Welch, la británica “coral de cámara-pop” de 25 años, como ella misma se describe, se ha convertido en una especie de Björk para la generación Twilight en los últimos años. Incluso Beyoncé es una fan, y ha dicho que su nuevo disco está influenciado por la música de Welch, “Me encanta ese disco”, dice Welch, “Lo he estado escuchando, tratando de averiguar en dónde está esa influencia, ¿tal vez en ese acompañamiento de guitarra?”. En el escenario junto a otros nueve músicos (incluido un arpista y tres coristas) que componen Florence and the Machine, Welch proyecta el personaje de una heroína romántica, elegante y etérea.

Ella canta sobre el amor perdido y la muerte hermosa, basándose en los mismos cuentos macabros que la fascinaban cuando era una estudiante de primaria (le encantaba las imágenes de Santa Agatha con sus pechos cortados, o los violentos mitos griegos sobre la extracción del hígado a Prometeo). En su nuevo álbum, Ceremonials, el drama de su primer disco, Lungs, se intensifica con guitarras más pesadas e imágenes que comparan explícitamente al suicidio con el enamoramiento, mientras habla sobre el placer que Virginia Woolf experimentó cuando se suicidó al colocarse piedras en los bolsillos y caminar a las profundidades.

florence-and-the-machine-1Durante su tiempo de inactividad, Welch parece ser mucho más optimista, aunque sigue siendo una figura complicada, con emociones intensificadas que van desde una felicidad y autodegradación hasta una sensibilidad y ansiedad todo esto durante el tiempo que le toma terminar una copa de vino. “Definitivamente lloré como borracha anoche, eso de que no estas en verdad llorando, y que te ves lo menos atractivo”, dice, “es ahí cuando necesitas la mejor amiga para que te levante y diga, ‘¡Está bien!”. Este comportamiento podría atribuirse a su reciente ruptura con su novio de cuatro años, un editor de revista –cuando su nombre aparece, los ojos de Welch se llenan de lágrimas– o simplemente al estilo de vida lleno de giras y fiestas, aunque ella dice que no bebió cuando le abrió a U2 este verano: “Era como ser un gladiador en el Coliseo en esa gira; necesitaba mi energía”. Durante los últimos tres años, desde que Welch se volvió exitosa, ha estado de gira casi todos los meses. En este torbellino, no ha encontrado tiempo para salir de la casa de su madre al sur de Londres y aún tiene la misma habitación que ha tenido desde que tenía 13 años. “No he tenido tiempo de mudarme”, menciona, luego hace una pausa. “Si me muero, seguiré viviendo todavía en casa de mi madre, sería terrible”.

Florence-Welch-019-590x393A los 18 años, welch se enamoró por primera vez de un guitarrista rítmico de una banda al estilo The Roots, The Libertines, y The Rolling Stones. “Nadie en la escuela quería salir conmigo, así que me enamoré perdidamente cuando por fin sucedió”, dice, “él me llevó a la locura”. Inscritos en la escuela de arte (“Hice un montón de dibujos para vomitar todo lo que tenía dentro o simplemente me dibujaba a mí misma como un pino, sufriendo”), acompañó a su novio a todos sus conciertos, abandonó la escuela y fue mesera en un bar de “estudiantes de arte y enfermos mentales”. Ella también comenzó a interpretar un par de canciones que escribió, como “Kiss With a Fist” en algunos sótanos y noches de micrófono abierto. “Yo no los llamaría conciertos, era más como ‘hay un micrófono, voy a gritar en él, son las tres de la mañana, y hay plástico de burbujas por todas partes…’”.

BANNER CONTENIDO 2 DIC



comments powered by Disqus