Frank Turner y las contradicciones que dan vida a su arte


Previo a su presentación en Departamento, el músico británico se tomó un tiempo para platicar sobre los debates internos que lo llevan a escribir letras brutalmente honestas.


POR Priscila Núñez  



Vuelo. Hotel. Prueba de sonido. Concierto. Dormir. Repetir. Para alguien que ha estado saliendo de gira por 10 años, esa rutina ya ha perdido y ganado su sabor cientos de veces.

Una década es tiempo suficiente para que un músico gane madurez y conciencia de sí mismo y todo lo que le rodea, y si es lo suficientemente afortunado, también puede encontrar la fórmula para su arte: Frank Turner, el músico británico, entendió en esos años de carrera que el arte surge donde dos ideas se contraponen.

Turner ha pasado la mayor parte de su vida debatiéndose entre la nostalgia por su hogar y el deseo de salir a recorrer y explorar el mundo, entre el folk y el punk, entre la técnica y la sustancia, entre la forma y el fondo, y por si fuera poco, es una especie de geek musical en el cuerpo de un punk.

Nacido en Hampshire, Inglaterra, inició su carrera explorando la música hardcore siendo vocalista de Million Dead y cuando la banda se separó en 2005, su deseo por explorar el orbe lo llevó a continuar su carrera como solista, esta vez con un estilo más acústico, influenciado por Johnny Cash y Bruce Springsteen.

A finales del 2015, Turner lanzó su sexto álbum de estudio Positive Songs for Negative People, el cual ha estado llevando a diferentes rincones del mundo durante los últimos dos años. Es el mismo tiempo que ha pasado desde que pisó suelo mexicano, cuando visitó Guadalajara para tocar en la Feria Internacional del Libro y la Ciudad de México para abrir el concierto de sus amigos NOFX.

Se puede decir que Frank Turner inauguró con el pie derecho la temporada de conciertos de 2017 con su show en Departamento el pasado 13 de enero, un lugar bastante pequeño e íntimo que nunca antes se había visto tan lleno. Pero antes de que eso pasara, el músico se tomó un tiempo para visitar la Casa Rolling Stone y platicar.

No sabía qué esperar de alguien que puede transitar con tanta facilidad entre el punk y el folk, pero desde que llega se muestra carismático, atento y confiado. Conforme la conversación avanza, me doy cuenta de que es transparente como su música, por momentos parece ser que piensa en voz alta pero no le molesta expresarse con tanta sinceridad.

Cuando me saluda se adelanta a iniciar la charla preguntándome cómo me encuentro, lo hace de una forma que denota genuino interés y no un simple compromiso, después comienza a platicarme de las vacaciones que recientemente pasó en playas mexicanas y del profundo cariño que siente por nuestro país: “Es difícil no amar un lugar en el que todos son muy amables contigo”, me dice.

Diseño sin título-6

Es un personaje tan peculiar que no voy a tratar de descifrarlo, prefiero contar lo que sucedió en nuestro encuentro y dejar que cada quien saque sus propias conclusiones:

Cuando escuché Positive Songs for Negative People me sentí en una especie de montaña rusa emocional. Creo que hoy en día son pocos los músicos que se expresan de una forma tan directa y honesta. Tu álbum es brutalmente honesto, ¿es esa la forma en la que concibes tus canciones?
Sí, porque eso es lo que disfruto de la música, pero no significa que tengas que ponerte a leer tu diario, hay otros acercamientos. Uno de mis escritores favoritos y principal influencia es Aidan Moffat, quien está en una banda llamada Arab Strap. Recuerdo la primera vez que escuché Philophobia, simplemente no podía creer lo rudas que eran las letras de ese álbum. Me atrapó completamente.

Cuando comencé a incursionar en la escena de Gran Bretaña, The Libertines estaban en su apogeo, mucha gente me criticó por eso que acabas de decir, decían: “Es demasiado honesto, no hay nada de ironía en sus letras”. ¿Cuál es problema con eso? Encuentro interesante cuando en la expresión las personas dicen algo que ya no pueden retirar porque eso es lo que lo vuelve emocionante.

Definitivamente eso suena más como un halago porque eso es lo que cautiva del arte en general, el darte cuenta de que no estás solo en el mundo, de que alguien más se ha sentido como tú, es decir, cuando puedes encontrarte en el otro.
El arte es acerca de conectar. Por supuesto también se trata de interpretación. Muchas veces las personas me preguntan de qué tratan mis canciones y por supuesto que no les voy a decir porque en la música todo es acerca de lo que rescates de ella, no se tiene que pensar tanto.

Se tiene que sentir, se fluye con ella.
Exacto. Una de mis letras favoritas de todos los tiempos es “Sulk” de Radiohead. La forma en la que Thom Yorke canta “Just like your dad, you’ll never change”… hay mucho enojo en su voz. Me encanta.

En alguna ocasión dijiste que al momento de componer te conviertes en un sonámbulo porque realmente no hay un proceso…
Esa es verdaderamente una buena frase. Creo componer son dos cosas: es arte y es técnica. Hay dos niveles, en un nivel pienso en la composición de una forma muy analítica. Trato de aprender y me siento a analizar canciones de Regina Spektor o de Kate Bush para ver cómo componen; pero aunque puedes practicar la técnica o ir a una escuela para aprenderla, si no tienes cierta sensibilidad artística, estás jodido, una computadora podría hacerlo.

Explicar la parte artística con palabras es muy difícil. Puedo recordar ciertos momentos en los que surgió una idea para una canción, la forma en que quería que se sintiera y la dirección que me gustaría que tomara; después es como si hubiera caminado dormido o faltara una escena, de pronto tengo una canción terminada y no estoy muy seguro de cómo pasó. Es increíble. Este verano escribí una canción sobre la esposa del poeta William Blake, Catherine Blake. Tuve la idea de esa canción por la mañana y durante la tarde ya la tenía terminada. No estoy seguro de cómo fue posible.

¿Esa canción estará en tu próximo álbum?
¡Oh! Creo que no debí de haber mencionado esa canción en particular. Positive Songs salió hace un año y medio y por primera vez en mi vida hice un plan que va saliendo bien. Cuando salió el álbum, decidí que iba a salir de gira por dos años y ya casi se cumplen, ¿puedes creerlo? ¡Un plan de dos años que funciona!

Lo más importante en mi cabeza en este momento es un nuevo álbum. Sería mi séptimo trabajo de estudio y siento que no necesito apresurarme, aunque también siento que tengo la oportunidad y el deber de hacer algo diferente. Quiero hacer algo que sorprenda a la gente, tal vez que la haga enfadar. El peor lugar para un artista es su zona de confort, uno tiene que tratar de hacer algo que no sabe hacer. Con eso en mente, estoy trabajando en las nuevas canciones.

5

Ahora que comentabas de los dos niveles de los que se compone la composición, me surgió la duda de qué es lo que prioriza Frank Turner. ¿La técnica o el arte?, ¿la forma o el fondo?
Para mí la parte importante es la sustancia, el alma. Aunque claro, amo ser un geek de técnica musical. Últimamente he estado estudiando la historia de la música country y es maravilloso descubrir que Jimmy Rodgers introdujo un nuevo acorde al género, un acorde que nunca nadie había utilizado. ¡Cuán increíble es eso! Ese tipo de cosas me interesan mucho, pero es una pasión un poco nerd, como Calabozos y Dragones.

Lo que realmente importa, o por lo menos, la razón por la que yo hago música, es el arte. Por regresar al ejemplo de la música country, la estructura, las melodías y los arreglos en las canciones que pertenecen al género a menudo son muy similares, pero lo que diferencia a un buen cantante de country es el alma.

Cuando escucho tu música siento que hay dos versiones de Frank Turner, porque aunque logras combinar exitosamente el folk con el punk, cada canción siempre se inclina más hacia un lado de la balanza.
Sí, tal vez soy un esquizofrénico musical. Una de las cosas que trato de hacer ahora mismo es poner más puntos en el mapa, porque hay mucho folk en lo que hago, hay mucho country, mucho punk e indie rock… creo que es momento de traer a la mesa nuevas ideas. He estado escuchado mucha música electrónica y quien sabe, tal vez haga un disco electrónico.

A eso te refieres cuando dices que vas hacer enojar a las personas…
Sí. No quiero ser delicado con los sentimientos de otras personas, la única audiencia que importa para un escritor es su propio juicio. Hay artistas que al escribir se centran solo en los fans, cuando tu inspiración puede ser alguien de tu familia, un amigo o una novia, lo que importa es que tú creas y te convenzas de que esa es la mejor canción que puedes escribir. Si la respuesta es no, entonces deséchala.

Tampoco creo que haya algo malo con tener diferentes líneas dentro de mi música y mi filosofía, porque es mi forma de ver al mundo. Por ejemplo, uno de los temas que es muy importante para mí es la tensión que existe entre la nostalgia que siento por mi hogar y el deseo de salir a explorar el mundo. He estado de gira desde que tenía 16 años y hay días en los que no puedo más, quiero regresar a mi casa y quiero tener una vida normal; pero a penas regreso, no puedo evitar pensar “mierda, sáquenme de aquí”. No creo que tenga que reconciliar esos sentimientos, porque en medio de esa tensión surge el arte.

Siempre he creído que las canciones cambian y evolucionan con el tiempo, ¿cómo has sentido que los temas de Positive Songs han madurado después de estar de gira durante dos años?
Próximamente se van a cumplir 10 años desde el lanzamiento de mi primer álbum y aunque sigo tocando muchas de esas canciones, escucharlas es como ver una fotografía vieja de ti mismo y pensar “ese era un mal corte de pelo”. Por supuesto que las canciones maduran, se añejan, algunos músicos aseguran que se descubre cómo debe ser tocada una canción seis meses después de haberla grabado.

Con este álbum la verdad es que mi banda, The Sleeping Souls y yo hicimos trampa. Escribí las canciones, les dimos forma y las ensayamos durante la gira anterior. Las tocábamos durante el soundcheck, incluso en algunos conciertos; la idea era que íbamos a dejar que tomaran forma antes de grabarlas.

Para mí las canciones son como esqueletos, pueden ser delgadas o gordas pero mientras tengan una melodía y arreglos que funcionan, eso permanece.

3

Hablando de cambios, creo que son muy notorios entre una canción y otra en Positive Songs, pero también a lo largo de tu carrera, ¿qué fue lo que te hizo dejar atrás el hard punk para encontrar el estilo que tienes ahora?
Podría decirse que fue la canción “Nebraska” de Bruce Springsteen lo que me hizo darme cuenta de que eso era lo que quería hacer, pero es chistoso, porque esa es la manera en que una historia larga se ha comprimido con el tiempo. Básicamente, cuando era joven no escuchaba nada que no fuera punk o metal, pero cuando se acabó Million Dead el tema de Springsteen era muy importante para mí, así como America Recordings Series de Johnny Cash y Heartbreaker de Ryan Adams. Esa música me atrapó completamente porque nunca había escuchado a gente ser heavy sin ser ruidosa, porque ser pesado y rudo estaba directamente relacionado con el volumen. La idea de que Johnny Cash podía ser heavy en “Delia’s Gone” sin tener que tener la cabeza rasurada y subir al escenario sin playera me cautivó por completo.

Hasta el momento, ¿qué es lo que te ha cautivado durante esta gira que ya estés incorporando en tu nuevo álbum?
En términos de inspiración he tratado de educarme un poco en la historia de la música, pero también he tratado de prestarle atención a los actos jóvenes, yo tengo 35 años y no hay mucha gente de mi edad haciendo música, parece ser que conforme te vuelves mayor el campo de oportunidad se adelgaza, así que me enorgullece seguir adelante. Creo que muchas personas piensan que tus influencias tienen que ser ancestrales, pero a la mierda. Hay actos que me han acompañado en la gira como Will Barley que es un escritor excelente, además de que hay una especie de frescura cuando se es joven; también hay un grupo de Canadá llamado Arkells y su último álbum es el mejor disco rock que he escuchado en lo último 10 años.

Sé que aunque en los últimos años has mantenido tu música lejos de cualquier pronunciamiento político, el estado actual del mundo ha despertado tu naturaleza punk, así que me gustaría saber ¿cómo crees que serán los primero días del gobierno de Donald Trump?
El asunto de Trump está bastante jodido. El año pasado estuvimos de gira en Estados Unidos y amo el país, amo su cultura y su gente. No soy un experto pero me gustaba pensar que sí obtuve una idea de como es el país; siempre creí que mis amigos americanos no iban a cometer el error de votar por él y que todo va a estar bien. Ahora veo que me equivoqué.

Es un poco aterrador, siento que el mundo vive en un estado liberal de postguerra y parece estarse cayendo. Es aterrador también si se tiene en cuenta que el periodo de 2008 a 2015 fue uno de los más pacíficos en la historia del país. No sé que va a pasar, creo que parte del problema es que no sabemos qué va a hacer. Cada que alguien quiere hacer una predicción acerca de su siguiente movimiento, se equivoca.

Es cierto que llevo varios álbumes tratando de mantenerme alejado de la política porque me cansé de que siempre es lo mismo, en general es algo que le pasa a mucha gente, pero en lugar de alejarnos deberíamos involucrarnos. Personalmente creo que por primera vez en mucho tiempo estoy empezando a pensar en que la música y la política van de la mano, así que tal vez haga un disco de protesta, un disco electrónico de protesta.

BANNER CONTINÚA LEYENDO 165



comments powered by Disqus