Genialidad & Paranoia


Radiohead mira hacia atrás y recuerda el nacimiento de su profética obra maestra, ‘OK Computer’.


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: Danny Clinch

Por Andy Greene

Thom Yorke tiene tres palabras francas para su yo del pasado, aquel paranoico humanoide de veintitantos que llevó a su banda a crear obras maestras milenarias. “¡Relájate, por favor!”, se aconseja Yorke, riéndose despreocupadamente. El líder de Radiohead, quien llegó a los 48 en octubre, ha superado sus tiempos de esconderse detrás de los autobuses del tour y traducir su dolor y miedo en notas y cuadernos. Ahora baila en el escenario y es DJ en bares.

En estos momentos está sentado en un restaurante italiano en Los Ángeles, ordena un té negro y más tarde un expreso. Su iPhone muestra una estampa al reverso que resume su respuesta para casi cualquier pregunta: “Fuck what you’ve heard”.

Yorke ha pasado mucho tiempo enfrentando sus pesadillas recientemente. Es el 20 aniversario del álbum más icónico de la banda, OK Computer, y se ha dedicado a sumergirse en sus diarios viejos, libros de dibujos y demos de la época para la inclusión de material en la edición de lujo del LP. “Ha sido realmente loco volver a todo eso”, confiesa. “Regresar al sitio en donde se encontraba mi cabeza en ese tiempo ha sido demente”. Cantidades grandes de papel que incluyen cartas escritas a mano en hojas de hotel, instrucciones para usar su inhalador [“Trata de no entrar en pánico”] y dibujos de aviones, helicópteros y coches que revelan los pensamientos recónditos de un joven de escasos 27 que apenas emergía del cascarón después de vivir de gira por casi cuatro años seguidos. “Estaba prácticamente catatónico. Con la claustrofobia no tenía sentido de la realidad en absoluto”.

Para la mayoría, las letras sobre accidentes automovilísticos, androides paranoicos y secuestros alienígenas, sin dejar de mencionar los sonidos de un robot cínico que declaraba que el hombre no era más que “un cerdo en una caja de antibióticos”, tenían un efecto desalentador sobre el siglo XXI –y del terrorífico y acelerado crecimiento de las innovaciones tecnológicas. “Sentía que había una sobreproducción de información”, asegura Yorke. “Lo que es irónico porque ahora se ha vuelto peor”. Las letras por el contrario silueteaban sus demonios personales; el conflicto de estar en una banda de rock que nunca se permitía un momento para descansar, pero también inseguridades más grandes que se remontaban a su niñez.



comments powered by Disqus