Tenemos habitaciones disponibles en un histórico hotel de lujo


Ralph Fiennes nos contó sobre la divertida visión de Wes Anderson en ‘El Gran Hotel Budapest’, su más reciente cinta.


POR Staff Rolling Stone México  



Ralph Fiennes nos contó sobre la divertida visión de Wes Anderson en 'El Gran Hotel Budapest', su más reciente cinta.

Wes Anderson presenta su trabajo más aventurado hasta este momento: ‘El Gran Hotel Budapest’. Adiós a los candorosos romances o relaciones familiares patológicas

Por @Óscar Uriel

Ralph Fiennes está seguro que nadie le habría ofrecido un personaje con las características de Gustave, salvo Wes Anderson. “Ni siquiera lo pensé. Fue un sí rotundo desde el primer momento, y es que resulta difícil rechazar una propuesta de trabajo de Wes Anderson. Cuando lees el libreto inmediatamente te preguntas cómo lo solucionarán en la vida real, y es entonces cuando te aborda un sentimiento de curiosidad de saber cómo el director resolverá lo planteado. Son universos fantásticos y llenos de magia, habitados por personajes aparentemente cómicos, pero que esconden una tremenda melancolía”, confiesa para nosotros Fiennes en una entrevista exclusiva realizada en Berlín en el marco del Festival de Cine Internacional a propósito de El Gran Hotel Budapest, la más reciente aventura fílmica del popular realizador.

A la cita de la Berlinale acudieron el director y parte de su elenco, entre ellos Saoirse Ronan, Edward Norton, Willem Dafoe, Tilda Swinton, Bill Murray, Jeff Goldblum y el mismo Fiennes. “Tuve una idea junto con mi compañero Hugo hace algunos años. Habíamos estado cavilando en crear una historia a partir de un personaje central basado en un amigo que teníamos en común. Se trataba de alguien excepcionalmente carismático, con un gran don de la palabra y una muy particular manera de ver la vida. A la par, también imaginaba el poder hacer una película en Europa, algo inspirado en los textos de Stefan Zweig”, agrega Anderson sobre el génesis de esta fantasía Este, el cual esconde algunos secretos recopilados durante el siglo XX.

El Gran Hotel Budapest es administrado por el concierge Gustave, un excéntrico personaje que vivirá episodios de todo tipo acompañado de sus extravagantes huéspedes a lo largo de dos guerras mundiales. “Creo que a todos nos ha seducido en algún momento la idea de poder habitar en un gran hotel de lujo por mucho tiempo, y de ser atendidos por alguien como Monsieur Gustave o, incluso, ser el mismo Gustave. Lo fascinante de esta historia es que el lujoso parador está localizado en un país ficticio, lo que hace que la situación sea aún más extraordinaria. Hay un crimen que resolver e, inmediatamente, una gran sucesión de acontecimientos extraordinarios”, comenta Tilda Swinton, quien personifica a Madame D, un rol que originalmente estaba escrito para ser interpretado por Angela Lansbury, pues se trata de una octagenaria millonaria húesped del hotel. En esta película podemos encontrar elementos característicos de la cinematografía de Anderson: Brillantes decorados, un tono actoral muy particular y un oscuro sentido del humor entremezclado en el guión. La cinta representa un alejamiento considerable de sus anteriores trabajos, pues se nos presenta una anécdota que se acerca más a un thriller que a las acostumbradas fábulas modernas del director.



comments powered by Disqus