Green Day: Destroza todo y vuelve a empezar


Después de un descanso no planeado, el trío punk galardonado en el Salón de la Fama, tuvo que volver a encontrar la fórmula para rockear.


POR Staff Rolling Stone México  



Por Brian Hiatt.

Hace no mucho tiempo, antes de que forzara a su banda a grabar tres álbumes seguidos y de una u otra forma se obligara a sí mismo a entrar en rehabilitación; antes de ser introducidos al Salón de la Fama y no tener ya mucho por probar, Billie Joe Armstrong tenía unas reglas sumamente estrictas para Green Day. La más importante era que cada disco y cada gira debían de ser seguidos inmediatamente por los próximos.

“Las bandas que se toman descansos ya no son lo mismo cuando regresan”, solía decir Armstrong, comparando al trío con un carro deportivo: “Tienes que mantenerlo a nado, si no solo permanecerá quieto, esperando a oxidarse”. Practicaban hasta seis veces a la semana, como un grupo de garage preparándose para su primer concierto. “Era ridículo”, declara el bajista Mike Dirnt, “e increíble a la vez. Agachamos la cabeza por 20 años y en realidad nunca hicimos nada para evitarlo”.

Ahora Armstrong se encuentra en su cuarto año de sobriedad y está tratando de alejar sus peores tendencias profesionales. Green Day acaba de terminar Revolution Radio, su primer álbum de estudio en cuatro años, el cual llega este mes. La banda se encuentra fresca en su retorno, tras haber concluido con el descanso más grande de sus 28 años de trayectoria. “Aprendí a la mala. Tienes que dejar de querer ganarte a ti mismo todo el tiempo. Tuvimos que renunciar a este hábito, porque de pronto ya no estábamos siendo nosotros mismos… Me sentía fatigado con el hecho de estar en Green Day. Debíamos parar”.

BANNER 1



comments powered by Disqus