Juntos hasta el fin


Los hermanos Shultz sobrevivieron a las drogas, una difícil infancia en Kentucky y a sí mismos para convertir a Cage the Elephant en una de las mejores bandas del rock.


POR Staff Rolling Stone México  



Los hermanos Shultz sobrevivieron a las drogas, una difícil infancia en Kentucky y a sí mismos para convertir a Cage the Elephant en una de las mejores bandas del rock.

Por David Fricke.

“Este lugar lo era todo para mí y para Brad”, dice Matt Shultz, al tiempo que la lluvia aporrea el parabrisas de su camioneta. Shultz, vocalista de Cage the Elephant, se estaciona en un complejo de apartamentos en Bowling Green, Kentucky, junto a un edificio en el que él y el guitarrista de Cage, Brad Shultz –su hermano mayor–, pasaron su infancia durante finales de los años ochenta y noventa.

“Me pregunto cómo luce por dentro”, dice Matt, de 32 años, dirigiendo la mirada hacia su viejo hogar, en el segundo piso. Delgado y parlanchín, con cabello castaño que enmarca sus aún jóvenes facciones, Matt ríe al recordar la alfombra verde en la que solía encontrar pedacitos de cereal, “como los malvaviscos de los Lucky Charms”, los cuales comía como si se tratara de un tesoro secreto.

Foto: Dana Yavin.

BANNER CONT 153




comments powered by Disqus