Justice: el proceso detrás de su música


Platicamos con el dúo sobre su evolución, sus presentaciones en festivales y el largo proceso para hacer un ‘show’ en vivo.


POR Shanick Mota  



Foto: Salvador Bonilla

Justice irrumpió en la escena musical en el verano de 2006 con el track “We Are Your Friends” al lado de la banda británica Simian. El éxito se hizo presente en Europa y posteriormente en distintas partes del mundo, pero no fue hasta 2007 cuando los exdiseñadores captaron la atención del mundo con “D.A.N.C.E.”, ahora un clásico de la música electrónica contemporánea. A partir de ese momento, la escena francesa adoptó a un nuevo referente que sin duda competía con titanes del género como Daft Punk.

Con Cross, Xavier de Rosnay y Gaspard Augé refrescaron el french house y se han caracterizado por ofrecer uno de los espectáculos más innovadores de la actualidad. A más de una década de su aparición, podemos decir que Justice ha mantenido el estándar de calidad en todas sus producciones. Platicamos con el dúo sobre su presente y pasado, la magia detrás de sus actos en vivo y el legado de su carrera.

Justice ha tenido diferentes etapas a lo largo de su trayectoria y Xavier comenta que Woman es el periodo que los define actualmente: “Nosotros tenemos diferentes fases. En todos nuestros álbumes tenemos mucho disco, que siempre ha sido el pilar de lo que hacemos, pero en el último material de Justice tenemos un poco de música clásica y un poco de la energía que caracteriza al rock & roll”. Ambos músicos coinciden en que su presente es una acumulación de todas las fases por las que han pasado a lo largo de su carrera.

Cuando le preguntamos a Gaspard sobre una canción que podría funcionar como su carta de presentación, este dijo que “Alakazam” (también incluida en Woman) tiene todos los elementos antes mencionados, pero Xavier añadió que en 2008 hicieron un track llamado “Planisphère” para un show de modas. Este material tiene una duración de casi 20 minutos y con esa libertad de tiempo pudieron incluir todos los sonidos que definen a Justice.

Sus presentaciones en vivo son de lo más destacable en la escena electrónica, puesto que cuentan con elementos únicos ideados por ellos mismos, desde el inicio hasta el final: “Nos involucramos en todo. Así como ven el escenario, tuvo un gran proceso que inició en 2007 con nosotros hablando junto con el jefe de producción haciendo realidad cosas que pensábamos no sucederían. Obviamente no todo está hecho por nosotros tres, pero sí somos el primer y último filtro de todas las decisiones. La primera vez que alguien trabajó en conjunto con nosotros fue un chico llamado Mathias que se dedicaba al diseño de producción y había trabajado anteriormente con grande marcas como Christian Dior. Gracias a él es posible todo lo que ven en las presentaciones”, comenta Augé.

El proceso para realizar un set en vivo siempre es laborioso y complicado: “Es un proceso muy cambiante ya que nosotros dependemos mucho de la tecnología y esta cambia todo el tiempo, cada que hacemos una gira tenemos que cambiar todo. Es parecido al proceso de una banda de rock, no digo que sea más difícil, pero sí es diferente. En una banda de rock siempre estás consciente de cómo tocar una guitarra, en nuestro caso, todo el tiempo tenemos que empezar desde cero. Es muy divertido hacer tracks nuevos, pero para las canciones que llevamos tocando desde hace 10 años —como “Genesis”— tenemos que volver de nuevo a la computadora que usábamos porque llegamos a olvidar el proceso de aquel tiempo. Guardamos todas las computadoras que hemos usado, la conectamos y analizamos todo lo que usamos en ese momento para poder descifrar cómo tocarlas actualmente. Por ejemplo, para esta gira estuvimos haciendo eso mismo todos los días por ocho meses, de 9:00 a. m. a 9:00 p. m. y luego tuvimos que sentarnos diario por todo un mes a armar todo el set para que funcionara. Cada vez que nos presentamos hacemos un proceso similar sólo que mucho menos tardado para que todo funcione”.

La evolución del dúo ha sido notoria con el pasar de los años y la describen como diferentes tipos de energía en los álbumes: “La diferencia está en que en ese entonces la escena electrónica era algo muy diferente a lo que es ahora. Cuando hicimos Woman queríamos lograr algo muy limpio y con un sonido muy específico, no queríamos concentrar todo en únicamente energía. Años atrás, cuando hicimos Cross, intentamos crear material lo más sucio posible, incómodo de escuchar y que estuviera basado casi totalmente en energía. Las cosas han cambiado y ahora nuestro propósito es concentrarnos en buscar nuevas formas de hacer música que exprese la energía del proyecto, algunos métodos sirven y otros no, sólo que ahora seguimos reglas que nos llevan a diferentes tipos y niveles de energía”.

La transición al mundo digital es algo con lo que los franceses han tenido que lidiar para poder distribuir su música pero para ellos no ha sido un problema, sino todo lo contrario. Xavier mencionó que ambos son muy diferentes y que cada uno tiene sus beneficios, pero una de las cosas que ama de Spotify o Apple Music es que puedes poner tanto material como quieras en un álbum, a diferencia de los vinilos y CDs. “En un vinilo sólo puedes usar 20 minutos por cada lado o 79 minutos en un CD y en las plataformas puedes hacer lo que quieras. De hecho, nosotros descubrimos que no podían limitarnos en tiempo lo cual es perfecto para nuestra música. Pensamos que existe sólo una persona que escucha música exclusivamente en formato físico mientras que otras mil lo hacen en streaming. Por el tipo de conciertos que hacemos, podemos poner en la web nuestro show y lo pueden escuchar millones de personas, a comparación del físico que sólo lo harían cientos o miles”.

Justice se ha presentado alrededor del mundo encabezando los festivales más importantes y han agendado conciertos privados en recintos legendarios como el Madison Square Garden de Nueva York, pero el dúo considera que la energía en festivales sobresale de todo lo demás: “Ambos son muy diferentes y los dos nos han regalado experiencias muy gratas, pero si tuviéramos que elegir sería la energía de un festival. En un evento de ocho mil personas, hay seis mil que posiblemente no fueron a verte e incluso no conocen alguna de tus canciones, pero cuando haces clic con ellas y funciona, lo notas y es algo indescriptible”.

Para concluir, hablamos sobre cuál consideran que es su mayor contribución a la música, a lo que ellos respondieron: “No sé si necesariamente sea una buena contribución pero muchos de los actos estadounidenses de EDM iniciaron con la influencia de nuestros primeros discos. Algunos beats de la cultura pop EDM —no exactamente todos, ya que muchos suenan muy lejos de lo que hacemos— fueron influenciados por nuestra música. Aún no sabemos si es buena o mala, pero esa es nuestra contribución”.



comments powered by Disqus