La búsqueda de un nuevo sonido


Jake Bugg lanzó su cuarto álbum de estudio, ‘Hearts That Strain’ y el cambio se percibe en el viento.


POR Michelle Angell  



Soy una persona con suerte. ¿Poder viajar a cualquier parte del mundo haciendo lo que más amo? Eso es vida”, dice Jake Bugg. Su cuarto álbum de estudio, Hearts That Strain, se estrenó recientemente y ya se encuentra disponible en todas las plataformas, tanto digitales como físicas. Bugg dio el salto a la fama con tan sólo 18 años y muchos sueños por delante; un joven de Nottingham entusiasta de Los Simpson, las guitarras y el fútbol. Sus dos primeros discos (Jake Bugg de 2012 y Shangri La de 2013) prácticamente se escribieron solos, teniendo un gran repertorio bajo el brazo y sobre todo, sed por transmitir los riffs pegajosos y las inteligentes rimas que había en su mente.

El año pasado, con On My One, Bugg se encaminó a otros sitios, probó con diferentes sabores y texturas, sin embargo su esencia seguía presente entre la mezcla. “Creo que muchas personas jóvenes que saltan a la fama de pronto, tienden a hacer lo que les dicen las disqueras sin cuestionar. Para mí nunca fue así, jamás lo aceptaría. Siempre hago –e hice– lo que considero que es mi música, lo que soy yo. Nadie me dice qué hacer cuando de escribir se trata”.



comments powered by Disqus