La errática vida de Tove Lo


La cantante sueca se ha convertido en una de las estrellas pop más interesantes del momento, por hablar honestamente sobre drogas, sexo y corazones rotos.


POR Staff Rolling Stone México  



Por Brittany Spanos

Tove Lo nació en un barrio prestigioso de Estocolmo. Solía montar a caballo, practicaba gimnasia y pasaba los veranos en las casas de sus amigos. Su niñez fue realmente de ensueño –al menos eso aparentaba. “Recuerdo sentir una tristeza constante, como si viviera dentro de mí todo el tiempo”, dice Lo, quien nació como Ebba Tove Elsa Nilsson. Su madre era psicóloga y su padre un hombre de negocios. “No era algo de lo que mi familia solía hablar”.

Ahora ha crecido y se ha convertido en una de las artistas pop del momento que confiesa sus pecados. Todo gracias a su muy sueca habilidad de convertir su corazón roto en brillantes coros pop, usualmente magnificados con una franqueza que rara vez es vista en el medio, hablando sobre sexo y drogas. En 2014 cosechó su éxito “Habits (Stay High)”, en el que hablaba sobre frecuentar lugares para tener sexo y ligarse a padres de familia en el parque. Además de estar drogada constantemente para no darse cuenta de su desolación romántica.

Su nuevo álbum, Lady Wood, mezcla un poco de empoderamiento femenino –el título, como ella menciona, habla “sobre popularizar la erección femenina”– con canciones que penetran en sus sentimientos más oscuros. Los temas más personales del disco reviven aquellos momentos de su niñez, la de la felicidad utópica, como se percibe en “Imaginary Friend”.

BANNER CONTINUA LEYENDO 164



comments powered by Disqus