La Inquebrantable Katy Perry


Dentro de la mente de la incansable figura pop: Katy Perry.


POR Staff Rolling Stone México  



Dentro de la mente de la incansable figura pop: Katy Perry.

Divorcio, lágrimas, dolor y sueños de un disco acústico: Dentro de la mente de la incansable figura pop.

Por Brian Hiatt

Katy Perry no está segura de por qué está llorando. Estaba corriendo en la caminadora que se ubica al fondo de su inmaculado camerino en una arena deportiva de Newark, Nueva Jersey, luchando contra el dolor que ahora aqueja sus rodillas como producto de las intensas coreografías, sin pensar en nada en particular, y he aquí: Lágrimas, un montón de ellas. Deja que el momento pase, enjuga las lágrimas, se siente mucho mejor pocodespués. Pero la causa sigue siendo un misterio: “Ya no estoy teniendo mi periodo”, suelta poco después, de la nada. “¡No es por eso!”.

El concierto se acerca, y ella está sentada en una silla de director rosa. “Algunas veces, la única manera de desahogarnos es llorar”, dice Perry. Acaba de ducharse, y viste una bata de baño rosa con lunares. Está sentada frente a un espejo enmarcado por 10 radiantes focos, al tiempo que su maquillista, Todd Delano, aplica varias capas carmesí sobre sus labios.

Está por dar el 11º concierto de su gira norteamericana, con unas 90 fechas más. Toma casi cada decisión, desde el vestuario hasta el más ligero cambio en las armonías. Y ser la jefa, parece ser, es difícil. “Tengo muchas cosas qué resolver”, dice, mirando el progreso del maquillaje con ayuda de un pequeño espejo de Hello Kitty. “Las cosas pueden volverse un tanto monótonas. Algunas veces son abrumadoras. ¡Pero está bien! Es como un intercambio. Si tienes un sueño y éste se vuelve realidad, lo que viene con ello es responsabilidad. Es como la letra pequeña que nunca leíste al firmar tu sueño”.


DESCARGA TU ROLLING STONE MÉXICO




comments powered by Disqus