La Locura de Muse


Muse: La historia detrás de ‘The Second Law’ y su primera gira épica del año


POR Staff Rolling Stone México  



Muse: La historia detrás de 'The Second Law' y su primera gira épica del año

Por: David Fricke

“Conducta muy errática”: Matthew Bellamy menciona estas palabras con una sonrisa entre tímida y condescendiente. El cantanteguitarrista y compositor principal del trío de rock Muse recuerda reportes de sus días de escuela en Teignmouth, un pueblo costero del suroeste de Inglaterra. “Era ruidoso e inquieto”,
admite Bellamy, de 34 años, “no en una forma destructiva, más de contestarle a la maestra. Tengo una mente errática. Doy muchas vueltas, me cuesta trabajo enfocarme en una sola cosa”. “Tengo lo contrario también”, agrega de manera enérgica. “Me obsesiono con detalles raros que no le importarían a otras personas”.

La intensa excentricidad de Bellamy y su energía nerviosa se dieron a notar en el escenario en la actual gira de Muse. Como banda, Bellamy, el bajista Chris Wolstenholme y el baterista Dominic Howard son el Pink Floyd de su generación. La más reciente producción de Muse utiliza rayos láser color violeta e imágenes elaboradas proyectadas en una pirámide invertida hecha de pantallas, suspendida sobre la banda. Por debajo, Bellamy, en un traje negro de cuero, asume poses de héroe de la guitarra e inicia efectos de scratch de tornamesa, como un cruce entre Jimmy Page, de Led Zeppelin, y Tom Morello, de Rage Against the Machine.

Pero es rock progresivo, cargado de un terror poco convencional: Un apocalipsis inminente de calamidades ambientales y colapso socioeconómico. Adicto a las noticias por televisión y ávido lector de literatura científica, Bellamy nombró al más reciente disco de Muse, The 2nd Law, en honor a la segunda ley de la termodinámica, la cual advierte que el movimiento perpetuo y el crecimiento interminable son insostenibles. “Todo en nuestros genes nos dice cómo pelear y sobrevivir”, explica Bellamy. “Pero estamos viviendo en un momento en el que tenemos que fijarnos bien en eso”.

En un momento del concierto, las pantallas muestran un grupo de jóvenes corriendo en unas ruinas industriales, huyendo de las fuerzas vengadoras de la naturaleza. Morello, un entusiasta fan de la banda, describe a Muse como “un logro singular, política a través del espectáculo e himnos de Queen. Es difícil ser una banda en estos días y tocar en estadios. Es mucho más difícil tocar ante grandes auditorios y emitir un mensaje”. Pero Muse “puede hacer conciertos con letras reflexivas. El significado llega gracias al poder de la banda”.

Bellamy, por su parte, no ha cambiado mucho desde esos reportes de escuela, de acuerdo con sus compañeros de la banda. Él, Wolstenholme y Howard formaron la banda en 1994, cuando eran adolescentes en la misma escuela de Teignmouth, inspirados por Rage, Rush y Nirvana. “Es como ver a un loco algunas veces”, declara Wolstenholme, de 34 años. “Matt tiene un cerebro que trabaja a mil por hora. Siempre está tres o cuatro pasos adelante de cualquiera”. “Matt puede ser muy obsesivo”, confirma Howard de 35 años. Y advierte: “No es fácil seguirle el ritmo”.

Bellamy es como un auto de carreras durante un lunch en un hotel de Manhattan. Es un hombre delgado, de complexión compacta y algunas partes de su cuerpo siempre están en movimiento: Sus manos, un pie tocando el piso, una rodilla saltarina. La conversación también salta, mientras Bellamy se desvía de su niñez y los primeros años de Muse –“Era un controlador”, refiriéndose al efecto de la paternidad. Bellamy tiene un hijo de 19 meses de edad llamado Bingham, fue procreado con su pareja, la actriz Kate Hudson. Dice que escribió “Follow Me” de The 2nd Law sobre “acostumbrándose al sentimiento de proteger a alguien más y crear seguridad”.



comments powered by Disqus