La odisea espacial de Tom DeLonge


Separado de Blink-182, el guitarrista ha encontrado la felicidad como un hombre de familia obsesionado con los ovnis.


POR Staff Rolling Stone México  



Tom Delonge

Por Patrick Doyle

Durante una soleada tarde en San Diego, Tom DeLonge está sentado frente a su computadora buscando videos de ovnis. Pone un clip de una nave brillante que sobrevuela París antes de desaparecer con un destello. Los adeptos a las teorías de la conspiración se refieren a este tipo de ovnis como TR-3B; algunos creen que es una máquina construida en secreto por el gobierno.

Desde que tiene memoria, incluso antes de cantar “Aliens Exist” en Enema Of the State, placa multiplatino clásica del pop punk de 1999, DeLonge ha estado obsesionado con lo que denomina “el fenómeno”. Puede hablarte sobre reportes de una nave triangular vista en Bélgica en 1990 o de las naves de 1897, objetos con forma de dirigible reportados en el oeste durante tres meses.

El guitarrista ha ido en varias expediciones para buscar estas naves, yendo a sitios como el Área 51 y Tonopah en Nevada. Ha llevado su obsesión a un nuevo nivel con To the Stars, un espacio de oficina al estilo industrial que ve como su propio Disney. Una experiencia “transmediática” para su música, libros y películas.

BANNER 158 CONTINUA


 



comments powered by Disqus