La semiencantadora vida de Vampire Weekend


Vampire Weekend tocó por primera vez en 2006, en una batalla de bandas en un sótano del campus. Quedaron en tercer lugar de cuatro. Antes de que lo supieran, estaban dando varios shows y aparecieron en la portada de Spin sin ni siquiera haber lanzado un álbum…


POR Staff Rolling Stone México  



Vampire Weekend tocó por primera vez en 2006, en una batalla de bandas en un sótano del campus. Quedaron en tercer lugar de cuatro. Antes de que lo supieran, estaban dando varios shows y aparecieron en la portada de Spin sin ni siquiera haber lanzado un álbum...

La banda de jóvenes más inteligentes de Estados Unidos.
Por Josh Eells

Ezra_KoenigCuando Ezra Koenig era un estudiante en la Universidad de Columbia, escribió un cuento sobre un lujoso colegio de Nueva Inglaterra. En ese momento, dice Koenig, “estaba realmente obsesionado con el internado, como un concepto”. De clase media y judío, asistió a la escuela secundaria pública en los suburbios de Nueva Jersey. En la universidad pagaba sus estudios con un trabajo de medio tiempo y “con préstamos de algunos compañeros”. Para él, el internado era una tradición misteriosa de otro tiempo con presupuesto proveniente de impuestos: “Me pareció tan… fantástico”.

Un día, en uno de sus seminarios de escritura creativa, la clase trataba de nombrar temas interesantes. Koenig dijo que el internado. “Alguien dijo: ‘¿Vas al internado?’”, recuerda. “Y me di cuenta de que la gente realmente va a un ¡internado! ¡No es como Narnia!”.

vampire-weekendKoenig, ahora de 25 años, es el vocalista y guitarrista de Vampire Weekend, y el último de una línea de observadores culturales que echaron un vistazo de cerca a la riqueza y a la clase –tuvo sentimientos encontrados acerca de lo que vio–. Sus compañeros de banda, todos graduados de Columbia –Chris Baio (bajista), Christopher Tomson (baterista) y Rostam Batmanglij (tecladista y guitarrista)–, provienen de estratos relativamente cómodos, hijos de abogados y ejecutivos de cuello blanco que crecieron en Georgetown y Westchester. Sin embargo, por diversas razones, todos se sienten incómodos con su estatus social, como intrusos accidentales en los pasillos de privilegio. “Mi familia no tenía mucho dinero”, dice Koenig. “Es extraño pensar que crecí mucho mejor que mis abuelos, o incluso que mis padres, pero de vez en cuando me siento grosero”. Un crítico detectó que el trotamundos indie pop de su disco debut homónimo (2008) “emite el olor putrefacto de dinero viejo, de la vieja política, de la vieja guardia de la alta sociedad”. “A veces me sentía un poco desilusionado”, dice Koenig. “Para mí es muy obvio que estamos usando sátira e ironía”.

2755d1262823103-vampire-weekend-contra-album-vampire-weekend-2.Vampire Weekend tocó por primera vez en 2006, en una batalla de bandas en un sótano del campus. Quedaron en tercer lugar de cuatro. Más tarde, ese año, algunos de sus demos aparecieron en línea ganando elogios de sitios como Stereogum y Pitchfork. Antes de que lo supieran, estaban dando varios shows y aparecieron en la portada de Spin sin ni siquiera haber lanzado un álbum. Su debut llegó en enero de 2008 y a final del año estuvieron en Saturday Night Live, tocaron para 40 mil fans en el festival de Glastonbury, Inglaterra y vendieron cerca de medio millón de discos.

Su más reciente álbum, Contra, continúa con la onda etno-pop –“Creo que hay puntos que tienen inspiraciones africanas más explícitas”, dice Tomson. Aunque también cuenta con canciones sobre los hijos de diplomáticos y su pasatiempo de esquiar en los Alpes. Por supuesto, esto sólo cimentará la impresión de que Vampire Weekend es demasiado fresa para el rock & roll. “La gente va a decir que nuestro nuevo disco también apesta”, dice Baio. “Estoy listo para eso”.

CONTENIDO-2



comments powered by Disqus