Libertad tras las rejas


Cómo las inusuales estrellas de ‘Orange is the New Black’ revolucionaron la televisión


POR Staff Rolling Stone México  



Cómo las inusuales estrellas de ‘Orange is the New Black’ revolucionaron la televisión

Por Mac McClelland

Taylor Schilling ha ido a terapia en muchas ocasiones. “Muchísimo”, confiesa durante entrevista en Manhattan. Habiendo dicho esto, la actriz es una persona sorprendentemente equilibrada. No bebe. No suele discutir su vida privada, limitándose a decir: “Si realmente la estás viviendo, la vida es complicada”. En pocas palabras, Schilling no es una persona perturbada, a diferencia de su personaje en Orange is the New Black, la convicta por tráfico de drogas Piper Chapman, quien resulta desubicada en ocasiones, manipuladora y superior en otras. Schilling la describe como “no precisamente entrañable”. Sin embargo ha logrado cautivar a las audiencias en el papel protagónico del hit cultural más grande producido por Netflix desde que ha inyectado cientos de millones de dólares en la creación de contenido original. Durante su segunda temporada, la serie se convirtió en el contenido más visto de Netflix, servicio que tiene más de 60 millones  de suscriptores en todo el mundo.

Entrañable o no, Piper es exactamente lo que Schilling buscaba. Después de abandonar la escuela de artes para ir en busca de audiciones, consiguió algunos trabajos en televisión. “Quería hacer cosas en las que creyera”, dice. “Pero los papeles femeninos suelen ser una especie de apoyo para alguien más. Eres la mejor amiga o la novia, no estás al frente de tu propia narrativa”. Había decidido que ya no tomaría ese tipo de papeles.

“Es chistoso cómo cuando piensas que estás frita, es cuando llegan las cosas. Mi manager me dijo que éste era un libreto excelente. Y tenía razón. Esta chica tiene muchas facetas”, dice Schilling sobre el papel.

BANNER 1 146




comments powered by Disqus