Desde Madrid con amor


Love of Lesbian lanza su álbum ‘El poeta Halley’ con buena trayectoria.


POR Staff Rolling Stone México  



Fotos: cortesía de Warner Music.

Por Josefina Grosso.

Quedan con Rolling Stone en la sede que Warner Music tiene en Madrid, su casa. La disquera multinacional los ha acogido con los brazos abiertos, seña de que algo va muy bien. Se les nota en esa tranquilidad y madurez que dan los años. Santi, el cantautor, lleva –y nunca mejor dicho– la voz cantante pero queda claro desde que se les conoce que son un todo indivisible que precisamente persiste por su solidez.

Ellos son Love of Lesbian, un quinteto que triunfa y que presenta su más reciente disco de estudio. Con El poeta Halley han querido reafirmarse como una gran banda e “ir más allá” musicalmente. Y es que llevan desde 1997 verdeando historias de amor eternas.

Su nuevo álbum no se queda atrás. El broche de oro va de la mano de Serrat, su voz y un poema cargado de sentimientos encontrados que conquista. 13 canciones aderezadas por las 15 ilustraciones (con un claro guiño a los cómics de los años cincuenta) realizadas por el artista Sergio Mora componen este nuevo trabajo (el octavo) por la que, como ellos mismos se preocupan por recordar, al principio “nadie daba un duro” y ahora tienen el respaldo de una disquera internacional. Definiendo al público mexicano como “muy visceral y pasional”, aseguran que América Latina es todo un reto porque les supone tener que “volver a conquistar a otro público”.

¿Por qué el nombre de Poeta Halley?
Santi Balmes: Porque representa la intermitencia, los ciclos. El cometa Halley pasa cada 76 años. Él siempre es el mismo, pero el observador realmente no lo es, aunque lo vaya a ver dos veces en su vida. Una será de niño y la otra de anciano cargado de todas las vivencias de toda una vida. La vida es cambiante. Ese Poeta Halley, que es ese ‘súper yo’, no está siempre ahí. A veces hay que buscarlo.

¿Qué canción del disco les gusta más como grupo?
Julián Saldarriaga: Bueno, cada uno tiene la suya. “Psiconautas” fue, sin duda, el fundamento de lo que es el disco. Habla de la vida química, de la dependencia. Y musicalmente marcó un pilar en el disco. Es una canción pop muy clásica que evoca los años sesenta. Son nueve minutos llenos de psicodelia.

El cantautor Joan Manuel Serrat es toda una eminencia y cierra el disco en la canción “Poeta Halley”. ¿Cómo lo consiguieron?
S.B.: Fue en realidad un juego de casualidades. Coincidíamos mucho con el guitarrista de Sabina, Pancho Varona, porque estuvimos haciendo unos conciertos acústicos literarios con él y una vez lo escuchamos recitar un poema que había escrito, y lo cierto es que me picó el gusanillo y me dieron ganas a mí también y entonces, cuando fuimos a Madrid a hacerlo, escribí mi poema. Sumado a eso, en uno de esos conciertos nos vino a ver la hija de Serrat y se nos ocurrió que contar con él era el perfecto epílogo y se lo comentamos a ella. Buscábamos que, de repente, la figura del poeta Halley estuviera personificada por una persona que, no es que esté por encima del bien y del mal, pero que todos sabemos lo que ha significado para tantísima gente, incluso en América Latina. Realmente el poema parecía escrito a su medida. Era casi o él o nadie. Cuando nos confirmó que venía no nos lo podíamos creer. Si no venía se desmontaba el sentido final del disco y digamos que lo sufrimos en silencio. Fue mágico: Al final vino, llegó, lo recitó un par de veces y me acuerdo que cuando se largó todos nos quedamos así como preguntándonos que si esto era real. Sencillamente maravilloso e inspirador.

¿A qué se debió el éxito arrasador de 1999?
J.S.: Es un disco muy bueno, fuera de que nos convirtió en algo que no nos hubiéramos imaginado jamás. Las canciones tienen mucho fondo y es al final una historia, y ¿quién no se va a sentir identificado con la historia de una pareja joven durante un año? Es una cosa que se puede hacer una vez en la vida…

Joan Ramón Planell: Marta Lyona, que desde su perspectiva puso imagen a las letras y fue capaz de transmitir exactamente el espíritu de esas dos personas, y cada uno al final lo hizo suyo. La gente se siente muy identificada, tenía algo mágico. Los chicos con Carlos y las chicas con Marina. Todos fuimos protagonistas de esa historia. No sabíamos que iba a pasar esto y fue una gran sorpresa.
S.B.: Cuando vi la portada pensé: ¡Por fin alguien ha sabido contar la historia con imágenes! Estaba todo muy planificado, muy pensado.
Oriol Bonet: Respecto a El Poeta Halley, la verdad es que le pillamos con unas ganas que esperamos que esto suponga tan sólo el ecuador de nuestra carrera.



comments powered by Disqus