Madonna: mira hacia atrás


Fragmento de la entrevista Rolling Stone


POR Staff Rolling Stone México  



Fragmento de la entrevista Rolling Stone

Unos días después de su cumpleaños número 51, la actual reina del pop se refleja en tres décadas de provocación, escándalos y monstruosos éxitos.

Por Austin Scaggs

Madonna hace una pausa en la última etapa de su Sticky & Sweet Tour y su casa en Londres, que se encuentra en una calle pintoresca en el barrio de Marylebone, tiene mucha actividad. En el sótano, editores de cine están uniendo las piezas para dos nuevos videos musicales. En la entrada con poca luz, paredes azules y una vieja obra maestra pictórica de un carnaval en Venecia, hay algunos miembros del personal: un asistente, un albañil, una camarera y su entrenador, que está irritado por una foto que apareció en un periódico que muestra impropiamente a Madonna con los brazos musculosos. “Recibo cientos de correos electrónicos de personas de todo el mundo que quieren tener ese cuerpo”, el entrenador se queja. Pero en el mundo de Madonna, después de 27 años de escándalo y provocación, una foto poco favorecedora es apenas una señal en el radar.

En las últimas tres décadas, Madonna ha vendido más de 200 millones de discos (más que cualquier otra artista femenina), su Sticky & Sweet Tour es oficialmente el más taquillero que ha hecho un solista, ganando $408 millones de dólares. Ahora ha lanzado el álbum Celebration, una recopilación de sus éxitos. Apenas unos días antes de nuestra primera entrevista, 80 mil aficionados en Varsovia, le cantaron “Las mañanitas” a Madonna (cumplió 51 años), quién contuvo las lágrimas y les dijo: “Me encanta mi trabajo. Este es el mejor regalo de cumpleaños”.

Pero, ¿cómo le llamamos? ¿Madonna? ¿Sra. Ciccone? ¿Madge? “Todos los que conozco me llama M”, dice ella. “’Madge’ es una cosa de la prensa en Inglaterra. He oído dos versiones de donde proviene. Una es que Madge es una expresión coloquial inglesa, como un nombre que se le adopta a una ama de casa, que es lo contrario de lo que soy. La otra es que es la abreviatura de ‘majestad’. Me gusta más esa”.

¿Cuáles fueron los primeros conciertos que viste?

Mi primer concierto fue el de David Bowie en el Cobo Hall [en Detroit], cuando tenía 15 años. Había mimos, fue increíble. Me hubiera gustado verlo como Ziggy Stardust. Mi segundo show fue el de Elton John, y mi tercero el de Bob Marley. Nada mal, ¿verdad?

Es interesante oírte hablar de Bowie como una influencia.
Porque todo el mundo piensa que nací en una discoteca. Mis hermanos mayores estaban en el sótano escuchando a The Who, The Rolling Stones y Bob Dylan; “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin o “Baba O’Riley” de The Who.



No escribiste “Material Girl” o “Like a Virgin”. ¿Cuáles fueron tus primeras impresiones después de escuchar los demos?
Me gustaron mucho porque eran irónicas y provocadoras al mismo tiempo. No soy una persona materialista y no era virgen, y, por cierto, ¿cómo uno puede ser virgen? Me gustó el juego de palabras, pensé que eran inteligentes.

¿No eres materialista?
Me siento afortunada de tener una pintura de Frida Kahlo o vivir en una casa bonita, pero sé que puedo vivir sin eso. Soy administrada y si termino en una cabaña en medio del bosque, no habría ningún problema. Esas cosas no son indispensables para mi felicidad. Eso es lo que significa cuando digo que: “Yo no soy una persona materialista”…




comments powered by Disqus